Crítica de El Secreto de la Sirenita, película de anime

El 19 de julio de 2008 se estrenó en todo Japón Gake no ue no Ponyo (Ponyo on the Cliff by the Sea), y tras sólo un día de estarse exhibiendo causó el llamado “efecto Ponyo” en aquel país: todo mundo tarareaba la canción de los créditos y citaba frases de la novena película animada de Hayao Miyazaki. En México llegaría tiempo después bajo el rebuscado nombre de El Secreto de la Sirenita.

El Secreto de la Sirenita

Lo más llamativo de Ponyo on the Cliff by the Sea es quizá que todo el trabajo de ilustración fue hecho a mano, es decir, no se usaron CG para nada, y es muy notable durante toda la película. Además, siendo una obra original de Hayao Miyazaki, tenía el éxito asegurado aún antes de que comenzara a ser exhibida al público en general, en un país que tiene el anime casi como cultura representativa y en el afamado director a uno de sus mejores exponentes.

Ponyo es una especie de pez dorado creado por el hechicero de los mares Fujimoto. Usando extraños elíxires de colores, Fujimoto crea distintos peces peculiares con ayuda de su poder, esperando regresar la gloria de las especies marinas a la faz de la Tierra. Sobra decir que Fujimoto odia a los humanos por toda la contaminación que producen y tiran al mar, aunque él mismo reconoce que fue uno de ellos hace mucho tiempo.

El caso es que Ponyo se escapa de la casa submarina del mago montada en una medusa, y por azares del destino (un barco que recoge basura) termina en la orilla de un peñasco con medio cuerpo atrapado en una botella de vidrio. Ponyo es salvada por Sousuke (Soske en las versiones doblada y subtitulada al español latino), un niño de cinco años que vive en la casa en la parte más alta del peñasco.

Soske decide adoptarla, la mete en una cubeta, la lleva a la guardería a donde asiste y ahí comienza la aventura: Fujimoto quiere recuperar a Ponyo para evitar un “desastre”, mientras que Soske promete cuidarla y protegerla… Lo que nadie tomó en cuenta es que cuando Ponyo fue rescatada por Soske, él se cortó un dedo, y Ponyo lamió su herida y probó de su sangre. Esto causará un cambio en Ponyo, uno que Fujimoto no tenía planeado y que parece complicar (para él) todo.

Reseña de El Secreto de la Sirenita, película de anime
“¡Ponyo, Ponyo es un pequeño pez…!”

Ponyo on the Cliff by the Sea

En cuanto a la historia, Ponyo on the Cliff by the Sea puede ser remotamente comparada con el cuento de La Sirenita de Hans Christian Andersen, pero sólo en la idea principal de la trama: Un pez dorado que se quiere hacer humano después de conocer a un humano. Sin embargo, la historia de Ponyo es diferente, menos complicada y mucho más alegre. En pocas palabras, es una película de anime simple, directa y entretenida.

Si hay algo que criticar es quizá la explicación un tanto superficial que dan sobre lo que ocurrirá en el mundo si no se decide el futuro de Ponyo, ya que nunca sabes muy bien qué va a pasar y sientes que finalmente es lo que deseaba el mago y, en lo personal, lo poco que mencionan sobre el pasado del mismo Fujimoto.

Crítica de El Secreto de la Sirenita, película de anime
Fujimoto encierra a Ponyo en una burbuja para que no ande de caraja

En cuanto a la producción de El Secreto de la Sirenita, se nota un aumento de la calidad en la animación, especialmente si la comparamos con la obra anterior de Ghibli: Ged Senki, la adaptación de los libros de Terramar que hizo el hijo de Hayao, Goro Miyazaki.

Con todo, a Hayao Miyazaki le costó mucho trabajo idear y conceptualizar a Ponyo: él mismo explica que ya está viejo y que las ideas no le fluyen como antes. Muchos rumoran que ésta puede ser su última película y de momento no ha anunciado nuevas cintas animadas.

De lo más llamativo de El Secreto de la Sirenita es sin duda el diseño de fondos y personajes, si bien los personajes se mantienen en ese estilo de animación tan peculiar de Ghibli, los fondos tienen un trabajo especial, como dibujados con crayolas y lápices de colores que asemejan en ocasiones a un libro de iluminar para niños. Sólo los objetos con los que interactúan los personajes tienen un color que resalta, y aunque en teoría puede sonar como una mezcla muy chocante, uno se sorprende de lo natural que se ve y el increíble efecto que logra en la narrativa de Ponyo on the Cliff by the Sea.

Reseña de El Secreto de la Sirenita, película de anime
La animación está realizada totalmente a mano

Por si fuera poco, todo en esta película parece cobrar vida por sí mismo y tiene montones de detalles que cuesta trabajo creer que se hayan realizado en un anime hecho 100 por ciento con trazos a mano. Los personajes de soporte también son increíblemente divertidos y detallados, todos parecen entrar, hablar e interactuar en el momento justo, no sólo para hacer crecer el mundo de Ponyo, sino porque realmente aportan algo al largometraje.

Sobra decir que Hayao Miyazaki es un genio en trasladar la personalidad y los gestos de niños pequeños a una película animada. Soske y Ponyo tienen magia por sí mismos más allá de la historia que presentan y es imposible no sonreír con sólo verlos. Eso sí, recomendable verla con su doblaje original pues el doblaje al español, aunque bueno, no alcanza lo bien realizado de las voces en japonés.

Reseña de El Secreto de la Sirenita, película de anime
Ponyo es una de las mejores películas de Studio Ghibli

En el apartado musicial, el tema principal de la Ponyo on the Cliff by the Sea es tan, pero tan pegajoso, que era realmente poca la gente que no lo conoció y cantó en Japón, desde niños hasta ancianos. Entre los intérpretes de la canción está Nozomi Oohashi, una niña de ocho años, y no es tanto de sorprenderse, ya que los actores de voz de Ponyo y de Soske tienen también la misma edad. En español la canción también es muy pegajosa y aparece en los créditos finales, que por cierto, son los créditos más cortos que he visto en mi vida.

El resto de composiciones no desmerece, con la interpretación musical del tema principal sirviendo como fondo en varias partes de El Secreto de la Sirenita, acompañada de melodías que encierran cierta nostalgia tanto de la infancia, como de otras películas de Ghibli. Otro aspecto en el que la cinta animada es casi perfecta.

Reseña de El Secreto de la Sirenita, película de anime
Nunca falta el elemento mágico en las animaciones de Hayao Miyazaki

En conclusión: Ponyo on the Cliff bye the Sea es una película de anime muy bien lograda, en un ambiente colorido que resalta a primera vista. La trama es alegre e interesante, aunque creo que pudieron haber ahondado un poco más en el final. Va que vuela para ser un clásico, especialmente porque es creación original de Hayao Miyazaki y por su increíble manejo de animación tradicional. Junto con Mi Vecino Totoro, me parece que El Secreto de la Sirenita es el filme de corte más infantil de Miyazaki, pero no desmerece nunca y es un respiro encontrar material tan fresco en el saturado mercado de animación “familiar” y caricaturas para niños. Si bien el Blu-Ray no incluye extra alguno, la película por sí misma vale la pena la compra.

Desde la web

UN COMENTARIO

¿Quieres opinar sobre el artículo? Déjanos tu comentario