Aunque Chespirito se ha ido, definitivamente a lo largo de su carrera legó mil y un momentos para recordar. Así que en conmemoración, recopilamos los 10 momentos esenciales de uno de shows más representativos, El Chavo del Ocho.

10. El Señor Barriga “conoce” a Ñoño

Pese a ser interpretados por el mismo actor, las maravillas de la tecnología mexicana lograron que por fin, el padre conociera al hijo y compartieran escena. A pesar de que lo “chafa” del efecto hoy salta a la vista, por allá de los 70 seguramente varios parpadearon y se ajustaron las gafas con incredulidad, al tiempo que se preguntaban “cómo le hacían” (brincar al minuto 4:20).

9. La banda del Chavo y el baile de Kiko

Como cualquier otro niño, el Chavo y sus amigos le hacían a todo, por lo que no fue raro que en algún momento decidieran formar su propia orquesta. Aunque el capítulo no era tan recordado, gracias a YouTube “La banda del Chavo” cada año se ha actualizado con covers de distintas canciones, desde reggaeton hasta heavy metal:

Lo mismo va para Kiko, demostrando sus habilidades de twerking en su propio programa:

8. Un ladrón en la Vecindad

Sin duda uno de los episodios más recordados es la llegada a la vecindad del Señor Hurtado, un hombre aparentemente bueno y decente, hasta que por misteriosos motivos, varios objetos de distintos inquilinos comienzan a desaparecer. Las sospechas recaen -como era de esperarse- ya se imaginan en quién, hasta que por obra directa del Espíritu Santo (y no es broma), Hurtado vuelve al camino del bien, para instantáneamente después, desaparecer de la serie. El capítulo tuvo tal éxito, que El Chavo del Ocho hizo años después su propio remake.

7. Las aguas frescas

El Chavo no es ajeno al trabajo como emprendedor, y décadas antes de que se hablara de las MyPymes, ya había puesto su stand de aguas frescas. Sin embargo, lo exótico de los productos resultaba tan adelantado a su tiempo, que para explicarse de forma sencilla, hacía falta un diagrama como éste:

El Chavo del Ocho

6. La casa de la Bruja

En este episodio especial de terror, El Chavo y Kiko se internan en la nunca antes vista casa de “La Bruja del 71”. Haciendo gala de una producción con efectos prácticos, este hilarante episodio le puso los pelos de punta a los pequeñines y, bueno, a los pequeñines nada más. Pero no por eso deja de ser de lo más recordado.

5. El episodio censurado El Chavo del Ocho

Al igual que cualquier otra popular serie, el Chavo cuenta con sus “creepypastas”, demostrando que a casi 50 años de su origen, la historia sigue vigente. La más conocida es la leyenda de un episodio censurado en la que el Chavo es atropellado por un carro y muere, concluyendo en el funeral del personaje.

Desde luego, esta historia es falsísima, pero sí existe un episodio perdido, o se dice, censurado. Simplemente, no salió al aire. Este “raro” capítulo se dice que simplemente no fue emitido porque a Chespirito no le gustó cómo había quedado, por el exceso de violencia explícita y por varios errores de continuidad, pero contiene dos elementos muy memorables: Primero que nada, lo “extraño” que se siente todo, pues los personajes usan ropas diferentes a las normales, y la presencia de más violencia que de costumbre, incluyendo efectos especiales de sangre y espuma en un episodio epiléptico.

Pero lo que sin duda se lleva las palmas y hace a este capítulo censurado único entre todos, es que por primera y única ocasión, al final del episodio, Don Ramón le paga la renta al Señor Barriga.

https://www.youtube.com/watch?v=f2kUDWlKojk

4. El verdadero nombre de El Chavo

El secreto mejor guardado durante décadas, el verdadero nombre de El Chavo, se reveló por única ocasión en un exclusivo episodio… Todos oímos cuál era, ¿no? Y si te lo perdiste, lamentamos informarte que nunca se volverá a repetir.

https://www.youtube.com/watch?v=84FRuDtD1CM

3. La boda de Don Ramón y “La Bruja del 71”

Uno de los subplots más importantes de la serie eran el aparentemente infructuoso amor de la Bruja del 71 por Don Ramón, que se resuelve únicamente en el majestuoso y sorprendentemente solemne episodio de la boda.

¿Chespirito atreviéndose a cambiar el status quo de su problema? Desde luego, al final resulta ser solamente una fantasía, pero el momento es tan especial que los espectadores lo paladearon una y otra vez. La única forma de mejorar todavía más la escena es con el acompañamiento de Guns N Roses:

2. “No te vayas, Chavo”

Si hay un episodio de El Chavo universalmente recordado, es cuando, en la cúspide de la cursilería, El Chavo del Ocho decide irse de la vecindad. Sólo para ser persuadido, al son de las inmortales palabras “no te vayas, chavo” por cada uno de sus vecinos. La escena se extiende más tiempo del debidamente soportable, tanto que los Cariñositos se quedan cortos ante esta obra cumbre de la televisión mexicana.

[youtube id=”xmSxA_TVWQA”]

1. El Chavo en Acapulco

Luego de décadas y décadas de estar constante en los sueños del hijo del Señor Barriga, por fin no sólo Ñoño, sino el resto de los habitantes de la vecindad.

Con un presupuesto que excedía el limitado financiamento de la serie (aunque tampoco exageremos), este episodio especial rompía los esquemas de la serie, pues estaba situado muy lejos de la vecindad y fue rodado al aire libre en el puerto de Acapulco. Sin duda un viaje que no sólo quedó grabado en la mente de el Chavo, sino en la de todos los espectadores.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.