Ganadora de 17 premios internacionales, entre ellos el Grand Prix del Festival de Cannes, Oldboy (comercializada en México como Cinco Días Para Vengarse) es considerada no sólo una de las mejores cintas asiáticas de todos los tiempos, sino una de las mejores películas del cine moderno. ¿Realmente es una obra maestra?

Cinco Días para Vengarse (Oldboy)

Dirigida por Park Chan-wook, Cinco Días Para Vengarse es quizá una de las películas asiáticas más sonadas y aduladas por los fans del cine oriental y las cintas alternativas, un largometraje que algunos comparan con aquellos filmes en la tradición de Tarantino: violencia, acción, excelentes tomas y una trama sencilla y digerible pero bien elaborada, sin embargo tiene en realidad muy pocas similitudes con el cine del oriundo de Tennessee.

Oh Dae-su (interpretado con maestría por Choi Min-sik), una persona común y corriente, se preparaba a celebrar el cumpleaños de su hija cuando de repente es secuestrado frente a una caseta telefónica sin dejar rastro y sin motivo real aparente. Durante su encierro, su esposa es asesinada y Oh Dae-su se convierte en el primer sospechoso al encontrar su sangre en la escena del crimen y pruebas que lo ligaban con el asesinato de su mujer, pero éste sería sólo uno de los muchos sucesos que viviría atrapado en un cuarto de hotel durante quince años… Hasta que repentinamente es liberado.

Es aquí donde comienza lo “bueno”, y lo pongo entre comillas porque uno no termina de entender durante gran parte del tiempo lo que está sucediendo en pantalla y se queda esperando lo “bueno” casi todo el rato.

Continuando, Oh Dae-su sale hecho todo un terminator de su encierro, pues como buen rehén se dedicó a entrenar durante quince años haciendo lagartijas y pegándole a las paredes de su cuarto como desquiciado; y no sólo eso, se convierte también en todo un hombre de caché, un erudito que aprendió los modos del mundo moderno, criminología, avanzadas técnicas de investigación, espionaje y toda clase de conocimientos inútiles observando durante días enteros el Discovery Channel y el MTV coreano.

Uno no puede más que maravillarse de lo absurdo que resulta esto, pero al final de cuentas es una película, así que tratamos de dar el beneficio de la duda y continuar con el filme porque aparentemente ya viene “lo mero bueno” en Cinco Días Para Vengarse.

Cinco Días para Vengarse (Oldboy)
Sin ser de acción, la violencia transpira en cada escena

Peleas chafas con escenas de acción clásicas casi como del cine mexicano ochentero nos demuestran el vasto dominio de las artes marciales que nuestro protagonista adquiere en su encierro, en una historia que nos comienza a querer mostrar el por qué de su secuestro, el por qué de su liberación, el por qué continuamos viendo esta película y la búsqueda de venganza de Oh Dae-su a base de cachetadas guajoloteras a cualquiera que se le atraviese en el camino.

A pesar de que la crítica ha acomodado a Oldboy muchas veces dentro del género acción, la película contiene poca y las secuencias al respecto son casi siempre pobres. Por fortuna el fuerte del filme no está en las patadas y los karatazos, sino en el desenvolvimiento de la trama, habiendo de reconocer que pese a ser una historia que insípida durante poco más de una hora, termina siendo interesante y uno no puede más que preguntarse qué pasará después, ya saben, giros en la trama y ese típico suspenso de los buenos thrillers, contado al estilo coreano.

Ríe y el mundo ríe contigo; llora y llorarás sólo

Cierto, Cinco Días Para Vengarse tiene muchos baches y escenas que simplemente desvían la atención de la trama principal sin ofrecer algo bueno a cambio, escenas que para bien pudieron haberse recortado, especialmente, y aunque suene muy repetitivo, algunas de acción; sin embargo el resultado en general es bueno y Oldboy es una película que a menos de que la veas con mucho sueño promete tenerte pegado a la pantalla si intentas seguir adecuadamente la trama e indagar en el pasado de los personajes.

Cinco Días para Vengarse (Oldboy)
El protagonista sale de su encierro hecho una furia y un greñero.

La historia nos va sumergiendo en el significado de la venganza, lo dulce que pudiera ser y la necesidad real de desquitarse con quien te la debe, sobre todo cuando la primera explicación de Oh Dae-su es que su encierro obedeció también a una venganza contra su persona.

Oldboy nos presenta después a Mi-do (Kang Hye-jeong), una muchacha quien extrañamente cae enamorada del finísimo Oh Dae-Su y le ayudará a obtener su venganza y aclarar su oscuro pasado. La trama en esta parte  alcanza su punto más fuerte, con nuestro protagonista intentando encontrar no sólo respuestas, sino al culpable de sus penas, en una búsqueda que lo enfrentará con la mafia local, pandilleros de poca monta y un villano que no termina de convencer en una carrera contra reloj para lograr su cometido en tan sólo cinco días.

Mido es una buena adición al embrollo, tiene carisma y su actuación es mucho mejor que la de cualquier otro personaje de reparto en el filme, aunque no toma real importancia su rol sino hasta el final. El villano en turno no goza de la misma suerte, y mientras a veces luce muy, muy malote, otras ocasiones luce bastante cursi; los papeles de soporte son buenos a medias, la mayoría lucen sobre actuados y exageradamente irreales… Bueno, los actores de soporte y extras en realidad son muy malos.

Cinco Días para Vengarse (Oldboy)
¡Ay wey, con que esto es un elevador!

Del manga a la pantalla grande

Como punto a su favor, Cinco Días Para Vengarse tiene un buen manejo de cámara que es acompañado de escenas fuertes, tampoco nada fuera del otro mundo ni tan gore, pero no deja de sorprender y hacer fruncir el ceño. Estas secuencias sí lucen muy bien, se ve que las trabajaron mucho y el efecto logrado es muy bueno, realmente te hacen fruncir la cara.

Desgraciadamente los subtítulos al español latino no ayudan mucho, contienen varios errores y brincos, pero no son obstáculo para entender la cinta que ya hacia al final toma tintes densos en un argumento que promete mucho, se desarrolla más o menos bien y cuyo final, tras conocer el porqué del encierro de nuestro protagonista, te deja ese sabor de que quizá pudiste hacer algo más entretenido en esas dos horas de tu vida. No me malentiendan, el final es bueno pero la explicación final nunca me convenció… habrá a quien si lo haga.

Cinco Días Para Vengarse está basada ligeramente en el manga Old Boy, de Garon Tsuchiya, se mantienen los aspectos del misterioso encierro y la liberación del protagonista, pero las causas de las venganzas, pasajes de la historia, el final y hasta los protagonistas son diferentes a los del filme.

Cinco Días Para Vengarse (Oldboy)
Este fotograma es parte de la mítica escena de acción grabada en una sola toma, patrimonio culturla del cine moderno. A mí me pareció muy “X”.

En conclusión, Cinco Días Para Vengarse es una película interesante en su narrativa, pero con un desenlace inesperadamente absurdo que resulta. Y si no estés dispuesto a poner a trabajar tanto el cerebro, es probable termines con sueño y aburrido. Eso sí, no la veas con tu novia(o) ni con tus amigos, Oldboy es de esas películas que por muy buenas críticas que haya tenido, a la mitad de la gente le parecerá muy aburrida.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.