Cómo Entrenar a tu Dragón 2, la esperada secuela de la cinta del estudio DreamWorks y Paramount Pictures estrenada en 2010, llega para profundizar sobre sus personajes y su pasado. Con, obviamente, mucho humor, pero contando además con buenas dosis de drama, esta película dirigida por Dean DeBlois tiene todo para ser una de las aventuras perfectas para la familia en este verano.

Cómo Entrenar a tu Dragón 2

Dragones de cuatro alas, batallas aéreas, romance, 3D y risas inaguantables es lo que acompaña a Hipo y Chimuelo en Cómo Entrenar a tu Dragón 2. Después de un gran y exitoso primer filme, ahora nos contagian con más acción, pero sobre todo una gran mezcla de ésta con mucho humor como en pocas películas; tenía rato sin vivir un estreno en cines con la interacción de la gente al 100 por ciento, en el misterio, la trama y muchos detalles que hacen revolotear en su asiento hasta al más serio.

Ubicada cinco años después de la primera entrega, el lugar donde nuestro grupo de vikingos vive ha cambiado para bien de todos, lejos quedaron los días donde el temor a los dragones gobernaba la mirada de grandes y chicos. La lección de Hipo y su inseparable amigo alado, Chimuelo, impulsó un cambio que benefició a ambas especies. Las cosas simplemente ya no son como antes y esta comunidad vive y disfruta en armonía con estos grandes animales.

Un mundo de vikingos

Sin embargo, la paz no puede durar para siempre y rápidamente Hipo, Astrid y su par de amigos alados se percatan que un poco lejos de donde viven yace un secreto. En efecto, hay otros jinetes, guerreros que montan dragones, sólo que ellos lo hacen con un fin muy distinto: oprimir a la gente.

Pero ¿cómo la historia nos explica eso si el talento de Hipo parecía único? Creo que si hay algo de lo que se aleja Cómo Entrenar a tu Dragón 2 de otras producciones familiares es la gran carga emocional que, entre tragedia y risas, sumerge al espectador. Desde la pasada cinta uno ya se daba cuenta del tono un poco más maduro y profundo de los personajes: la lucha contra el miedo a lo desconocido, la valentía de cuestionar y valorar la vida eran algunos de los temas principales en el trasfondo.

En la secuela el director lleva estos temas un poco más lejos, presentándonos a Valka, la madre de Hipo que se presumía fallecida y a un mortal enemigo, Drago, un ser humano con un dramático pasado, la antítesis de nuestro protagonista, pues a diferencia de éste, Drago ha tomado diferentes caminos para afrontar los miedos y tomar riendas sobre su vida y lo que estaba destinado a ser.

Cómo Entrenar a tu Dragón 2
Drago, el villano de la historia, también tiene un trágico pasado.

Tomando como base a estos dos personajes tan distintos, la lucha entre el protagonista y el antagonista en turno, nos adentramos en una narrativa llena de momentos donde la acción también ocupa un lugar importante y, es que a cualquier niño (y adulto) le gustaría ver luchar a su dragón favorito.

Sí, casi tomando un estilo épico, claramente uno de los puntos fuertes de Cómo Entrenar a tu Dragón 2 son las secuencias de batalla entre dragones y vikingos; giros de cámara dinámicos, alejamientos de toma, primeros planos y escenas panorámicas dejan huella con un estilo usado (por ejemplo) en las películas de aviones de caza, donde son fundamentales las secuencias DogFight, en la que los aviones se mueven a grandes velocidades mientras disparan y esquivan a enemigos, navegando ya sea por estrechos lugares o surcando el horizonte. Dean DeBlois logró plasmar todo esto y agregarle un trabajo en producción tan cuidado como la historia que se nos cuenta.

Construyendo paraísos y dragones

De un estilo de fotografía con tonos fríos, el trabajo en modelado y renderizado es realmente fenomenal; viendo el semblante y la mirada de Chimuelo se puede notar el nivel de detalle al que han llegado; también, llenas de detalle están tanto el hogar de los vikingos, los lugares a donde viajan, el movimiento de animación de animales e incluso las aguas del océano, todo presenta un trabajo en texturas que hacen indispensable ver la película en una buena sala de cine y su compra en formatos de alta definición.

Cómo Entrenar a tu Dragón 2
Astrid e Hipo siguen inseparables.

El vivir Cómo Entrenar a tu Dragón 2 con lentes 3D nos da una mayor inmersión en la trama, uno se percata que el cine va evolucionando día a día junto con la tecnología y se combina con tomas que permiten al espectador adentrarse realmente en la narrativa. El efecto tridimensional está muy, muy bien logrado y vale la pena verla en este formato.

Hablando como vikingo

Para una cinta de éste tipo es obvio decir que igualmente es fundamental el trabajo y esmero de los artistas en el doblaje y Cómo Entrenar a tu Dragón 2 no falla en eso, Jay Baruchel (Hipo), Gerard Butler (Stoick), Kit Harington (Eret), Cate Blanchett (Valka), Djimon Honsou (Drago Bludvist), Craig Ferguson (Gobber), America Ferrera (Astrid), Jonah Hill (Snotlout), Christopher Mintz-Plasse (Fishlegs Ingerman), T.J. Miller (Tuffnut) y Kristen Wiig (Ruffnut) dejan una buena impresión en la credibilidad de lo que interpretan. Asimismo el trabajo en el lenguaje en latino es bastante bueno, como siempre, con tonos de voz que logran una construcción de personaje perfecta para nuestro mercado.

Al final de cuentas, Cómo Entrenar a tu Dragón 2 es una imperdible experiencia para todo público y una de las mejores apuestas en cine para este verano. Muy recomendable, altamente  digerible y extremadamente divertida, incluso si no han visto la primera parte. Prepárense para estar al filo de sus asientos, ya que de las risas y las acrobacias los pueden llevar a sacar el pañuelo.