Reseña de Dead Rising 2: Off the Record

Dead Rising: Off Record | Desarrolla: Capcom Vancouver | Publica: Capcom | PlayStation 3, Xbox 360 y Windows | Género: Survival horror y beat'em up | Multijugador |Fecha de salida: 11 de octubre de 2011

COMPARTE

Se acabó el zombrex y la despensa. Hora de acudir al supermercado de Fortune City mientras rescatamos a uno que otro ciudadano perdido y evitamos hordas enteras de zombis… ¿Otra vez? Capcom lo hace de nuevo con Dead Rising 2: Off the Record para PlayStation 3, Xbox 360 y PC, una reinterpretación de los sucesos de Dead Rising 2, esta vez controlando al reportero favorito de todos: Frank West. ¿Vale la pena revisitar el lugar con él o esperamos un nuevo ataque zombi en otra ciudad?

Dead Rising 2: Off the Record

Si eres fanático asiduo, recordarás que hace un año Capcom lanzó al mercado Dead Rising 2 para PlayStation 3 y Xbox 360, un videojuego que retomaba todos los elementos del original para realizar una masacre zombi de proporciones mayores con todo lo que Fortune City ponía a tu disposición: muebles, juguetes, tubos, podadoras, pistolas de goma, pantallas de plasma, comida china y hasta cadáveres servían para arremeter en este nuevo escenario contra todos los no muertos mientras Chuck Greene buscaba medicina zombrex para mantener del lado de los vivos a su hija infectada.

El videojuego era bueno y fue bien recibido, pero si eres aficionado de la saga seguramente sentiste que algo faltaba. Capcom, entre que no se durmió en sus laureles y entre querer sacar algunos dólares extras, lanza este año Dead Rising 2: Off the Record.

¿Remake o spin-off?

Este título es algo entre un remake, una expansión y un spin-off. Los personajes son viejos conocidos, los escenarios te son familiares, las armas y utensilios de auto defensa son parecidas, y la historia… la historia sí es otro boleto. Para esta versión el principal cambio viene en la piel del protagonista con el regreso del Frank West, el mata zombis del primer Dead Rising, y quien le da más vida a esta aventura con sus bromas y ocurrencias; Chuck no era tan malo, aunque el rudo, gracioso y carismático es Frank West.

Pero Frank West no vino solo a Fortune City, junto con él llegaron varios cambios y mejoras en Dead Rising 2: Off the Record. Para empezar, Frank parece imán de problemas, pues consigo trajo muchos más zombis en pantalla y una mayor variedad entre ellos, ahora tendremos que lidiar con aproximadamente mil diferentes tipo de come cerebros.

Este cambio es muy notable, aparte parecieran más agresivos y de verdad sientes como cada criatura montonera te persigue y desespera. También habrá ocasiones en que te verás solo en algún rincón, pero no te confíes porque casi siempre justo detrás de ti habrá un zombi sediento de sesos dispuesto a hacerte brincar del susto al más puro estilo de Resident Evil.

Imagen del videojuego Dead Rising 2: Off the Record.
¡Frank West, listo para la acción!

Del desarrollo de la historia no te preocupes tanto, es un solo un buen pretexto para iniciar la masacre zombi, pues Frank West va de vacaciones tipo safari a Fortune City, y aunque cuenta con varias similitudes a la “precuela” no se siente tan repetitiva como pudiera pensarse y contiene algunos giros y sorpresas interesantes para quienes conocen los dos juegos anteriores.

¿Qué tiene (de nuevo) la ciudad?

Dead Rising 2: Off the Record es grande. Tienes a tu disposición todo Fortune City, una mini ciudad/centro comercial al más puro estilo de Las Vegas, pero ahora con paisajes mucho más coloridos y detallados, más zonas para explorar y con mayor cantidad de objetos y no muertos a la vista. De todos estos parajes, sobresale el escenario Uranus Zone, nuevo y exclusivo de este episodio.

Para sobrevivir tienes a tu disposición todo tipo de accesorios, desde bats de beisbol, hasta sillas de ruedas, guitarras eléctricas, trajes ridículos y todos esos objetos propios de la saga. Igual que en el título anterior, existe una zona de mantenimiento en la cual puedes “armar tus armas” realizando combinaciones para que sean más potentes; descubrir nuevas e ingeniosas maneras de evitar el apocalipsis zombi es de lo más satisfactorio en estos títulos. Como era de esperarse, Dead Rising 2: Off the Record no sólo recicla armas, sino que te ofrece bastantes objetos nuevos para atacar y defenderte.

Imagen del videojuego Dead Rising 2: Off the Record.
El objetivo: dejar una pedacera de zombis.

En esta entrega destaca también el modo libre (Sandbox): aquí haces lo que gustes y sin tiempo límite que te pise los talones. Puedes recorrer todos los escenarios que el videojuego te ofrece y, por si fuera poco, todo lo que sumes tanto en dinero como en accesorios lo podrás usar para sacar ventaja en la historia y viceversa. Existen algunos modos y objetivos adicionales por si te aburres, como andar por ahí sacando fotos tenebrosas con zombis… o morbosonas con alguna chica de ropa escotada. También cuenta con cooperativo, en el cual podrás hacer algunos avances en campaña o simplemente liquidar zombis por placer junto con algún amigo (o desconocido) con el que te conectes a jugar vía Internet.

Zombis de nueva generación

Visualmente, Dead Rising 2: Off the Record cumple. Los personajes centrales lucen muy bien, como ya es costumbre de Capcom. Verás a nuestro protagonista con algunos kilitos de más y a los viejos conocidos de Dead Rising 2, todos realizados con gran esmero en su físico y vestimenta, destacando lo bien representado que se ve el cabello humano y la cantidad de pequeños detalles que tienen todos los objetos y armas con que interactúas.

“No es perfecto gráficamente y notarás algunas bajas en el frame rate, aunque casi imperceptibles para la acción que presenta”

Los escenarios tienen el tradicional sello de la saga, que te sumergen en un ambiente lúgubre pero a la vez paradisíaco, quizá siendo el único punto malo que existen algunas texturas de baja calidad. Los zombis están muy bien diseñados, con animaciones tan lucidas que se nota claramente cuando los desmiembras.

Si sumas lo grande de los escenarios y los objetos a la vista, la bola de accesorios que cargas y los come cerebros en cantidades monstruosas, notarás que esta versión está más pulida en el aspecto gráfico y casi no sufre alentamientos a pesar de todo lo que hay en pantalla intentando estorbarte, comerte o liquidarte. Es cierto, Dead Rising 2: Off the Record no es perfecto gráficamente y notarás algunas bajas en el frame rate, aunque casi imperceptibles para la acción que presenta. También de repente se notan objetos que traspasan a otros, por ejemplo, un tubo a una puerta, pero nada que perjudique el sistema de juego. Además se mejoraron notablemente los tiempos de carga.

Imagen del videojuego Dead Rising 2: Off the Record.
El número de zombis es mayor en esta secuela.

El sonido también es bueno, con un doblaje bien realizado para contar la historia y frases ingeniosas por aquí y por allá, junto a la música adecuada para la acción en pantalla. El apartado sonoro era de alto nivel en Dead Rising 2 y se mantiene en el mismo tenor para esta especie de expansión. Es como cuando llegas a una fiesta y tocan la pieza musical que te gusta: te dan ganas de bailar, en este caso de (re)matar zombis.

Vale la pena revisitar Fortune City

¿Vale la pena Dead Rising 2: Off The Record? El juego tiene precio rebajado y va dirigido para cualquier amante de los zombis y de la saga; salvo que hayas jugado hasta el cansancio Dead Rising 2 y ya no quieras volver a recorrer ni por error los mismos escenarios, no veo porqué no darle una oportunidad a este título. La mayor variedad de enemigos, las correcciones que se le hicieron, el nuevo escenario, Frank West y la capacidad de jugar en modo libre lo convierten en el mejor de la franquicia hasta la fecha. Si no jugaste el anterior, este es el mejor momento para conocer Fortune City.