Mattel planea película de Dino-Riders

La serie animada original constó de trece episodios y se estrenó en 1988.

0
1126
Dino-Riders

¿Qué podría ser mejor que una película con dinosaurios conviviendo con los humanos en la época actual? Claro, una donde cada una de estas enormes bestias venga armada hasta las dientes con cañones, láseres y armaduras. Lo mismo piensa Mattel, que planea revivir Dino-Riders para ofrecerle algo de competencia a Mundo Jurásico y Transformers.

De acuerdo al sitio web The Tracking Board, acertado especialista en noticias exclusivas directamente desde Hollywood, Mattel y Solipsist Film hicieron equipo para crear una película de acción real de Dino-Riders, bajo la producción de Alissa Phillips y Stephen L’Hereux. Actualmente se encuentran buscando el guion adecuado y al estudio que se encargue de filmarla.

Si no veías televisión a finales de los años 80 o naciste ya más entrada de la década de los 90, quizá no conozcas a Dino-Riders. Se trata de una caricatura producida en su momento por Marvel y BVS Entertainment, cuyo principal fin era vender una línea de juguetes de Tyco. Ahora los derechos pertenecen a Mattel, que también cuenta con licencias como He-Man y Barbie.

Dino-Riders planteaba una guerra en un futuro distante entre una raza humana evolucionada llamada Valorians y los Krulos, alienígenas con rasgos de lagartos. Para escapar de la matanza y tener nuevas oportunidades de triunfo, algunos Valorians junto con su líder Questar viajan al pasado en una máquina del tiempo que los lleva a la Prehistoria.

En esta era los Valorians usan sus habilidades síquicas para convencer a los dinosaurios de unirse a su causa, mientras que los Krulos empelan su avanzada maquinaria para esclavizar a las bestias y que les fueran útiles. El conflicto es el que se planteaba en esta serie animada que sin embargo sólo duró trece episodios.

Con Mundo Jurásico rebasando el billón y medio en ingresos y las multimillonarias ganancias de la franquicia fílmica Transformers, no cuesta imaginar que al menos de entrada suena como una apuesta rentable. Aunque muchos preferiríamos que mejor resucitaran Dinoplatívolos.