Pocos son los que no han jugado Space Invaders, mínimo conocen al enemigo principal. Todos hemos echado balazos a navecitas desde la parte baja de nuestro televisor. Es como una de esas cosas que uno hace por inercia en su vida, igual que caminar, hablar, o ir al baño. Las fuerzas del universo nos mueven a probar estos juegos que irremediablemente nos gustan a todos. Son sencillos y fáciles de ganar -a veces- por lo que jugar Titan Attacks! es cuestión de sí o sí.

Titan Attacks!

Titan Attacks!, de Puppygames, es un shoot’em up, un juego de disparos donde la mecánica consiste en tener nuestra nave en la parte baja de la pantalla, disparando hacia las hordas de enemigos alienígenas repugnantes que van bajando poco a poco hasta nuestra ubicación. Algunos rivales se mantienen en su lugar, inmóviles y furtivos, pero están constantemente atacándonos. Nuestro deber es acabar con todos los zarrapastrosos que aparezcan, limpiar el nivel y dirigirnos al siguiente.

Cero complicaciones para la explicación así como para la ejecución, pues debemos tener en cuenta que únicamente tenemos que controlar el movimiento lateral de nuestra nave y su cañón más la bomba especial. Al iniciar el juego, sólo contamos con un arma de fuego que dispara municiones con un cierto retraso en la recarga, que es pequeño pero hace sentir que hay una mala respuesta del botón: no lo es, simplemente el mecanismo es así, de lo contrario sería mucho más fácil acabar el juego.

Y la bomba especial de Titan Attacks!, es una chulada. Al activarla seremos testigos de un melodioso “kaboom” que terminará con todas y cada una de las despreciables criaturas. Acabar con éstas nos redime puntos para presumir que somos el mejor gatillero, y dinero para sentirnos en Pimp my Ride, pues al finalizar el nivel, gastaremos lo recabado para mejorar la nave.

Pimp my ship

Olvídense de una vez de ponerle PlayStation o Steam a la cajuela, o luces neón en los rines, y mucho menos piensen en un descapotable. Las mejoras consisten en cuatro armas extra con diferente cadencia y velocidad del tiror. Incrementaremos el tiempo de carga, disminuyendo el retraso entre los disparos. Hasta tres bombas inteligentes marcadas con calaveras, esas mismas que hacen “kaboom!”. También, mayor efectividad en los disparos, aumentando el daño a las escorias voladoras y balas extras.

Una de las mejoras de Titan Attacks!, también consiste en el escudo, que es un punto aparte -léase que es la parte estratégica-. Como si fuera mandamiento, será casi un ochenta por ciento de las ocasiones en que tendremos que mejorar la defensa, pues es probable que perdamos uno o dos puntos por nivel, dependiendo la pericia y práctica. Con una bomba, disparo, proyectil o kamikaze que nos toque, perderemos un punto de vida, cuando carezcamos de ellos, un anuncio nos tendrá al tanto de que estamos a un impacto de la muerte.

Titan Attacks!
¿Pueden ver el “aargh”? Ahí está la muestra clara de que por impaciente, uno puede matar a los alienígenas, y perder dinero. ¡Que no vuelva a pasar, cabo!

Y no queremos morir, porque finalizaría por completo la partida y a su vez se eliminaría el avance que tengamos en nuestra nave. Esto no está mal ni pesa, pero vaya que da coraje cuando sucede en el nivel con el jefe de nivel. ¡Sí! Tenemos jefes en cada escenario, y como buen juego arcade, mueren con balazos a diestra y siniestra. Solo que no es cosa fácil, pues contarán con cañones en los lados que pueden ser dirigidos, además de soltar bombas por momentos. Buena dificultad de cada uno de ellos haciendo hincapié en la nave final del capítulo lunar, el cual sigue siendo mi coco hasta la fecha.

Al infinito y más allá

Hablemos de los capítulos en Titan Attacks!, y de que son cinco: Tierra, Luna, Marte, Saturno y Titán. Cada uno con veinte niveles y su respectivo jefe final. Estos niveles tienen algún tipo de nave que las caracteriza, sin embargo los malhechores se repiten cada dos o tres niveles, que combinados, hacen una singular fiesta de explosiones en la pantalla.

De tiempo en tiempo en cada estación saldrán tripulantes en paracaídas y tenemos tres opciones: atraparlo y recibir dinero, o dejarlo ir y recibir una penalización monetaria… o matarlo. Atraparlos nos resultará eventualmente en un trofeo de PlayStation. Hay que poner atención a cualquier nave que caiga en picada, pues darles el tiro de gracia implican más puntos, y con cien de estos, un trofeo más.

Titan Attacks!
En esta escena es clara la falta de Katy Perry cantando Fireworks. En bikini.

También a veces aparecerán platillos en lo más alto de la pantalla, que sólo harán un recorrido y no regresarán, éstos reparten armas momentáneas, escudos, dinero o puntos. Existen también los niveles desafío, que consisten en disparar a naves que circularán de lado a lado sin hacernos daño, al final se hará el conteo y podremos obtener puntos y dinero, con la posibilidad de ganarse un arma si obtienes marcadores muy altos.

Esos que gustan de buscar los trofeos de PlayStation, les tengo noticias buenas y malas con Titan Attacks!,. La buena es que son facilísimos de conseguir todos los trofeos, que al terminar los cien niveles es casi un hecho que conseguirán todos. La mala es que no tiene platino. Solo hay dos galardones medio complicados, pero con una buena sentada en el excusado (si juegan en PS Vita) salen: capturar a cien alienígenas y maximizar la nave.

Y aquí mi consejo como regalo para ustedes lectores: no disparen como si fueran gratis las balas, porque podrían no alcanzar a ver al paracaidista y dispararle, mejor tengan paciencia para ganar ese dinero. Igual sucede para lograr la mejor nave, pues deben administrar sus recursos e ir guardando dinero para comprar todo, hasta el desodorante que cuelga del retrovisor.

Titan Attacks!
A un jefe final se le mata con más maña que fuerza. Con paciencia y de poquito a poquito. Con cariño.

Asalto a nave armada

Titan Attacks! es cross buy para PlayStation 3, PlayStation 4 y PS Vita, además también estar a la venta en Steam. Y para ser sincero, creí que no valía la pena. Probablemente así lo piensen cuando sepan que tardé tres horas en terminarlo con el 95 por ciento de los trofeos; pero por su simpleza, bonitos gráficos, sonido de arcade y siendo un tributo del épico Space Invaders, regresaremos varias veces a jugarlo, pues con éste sí aplica la típica frase de “nomás cinco minutos más y a dormir”. O, repito, una ida al baño.