Bound by Flame | Reseña

0
1098
Bound by Flame

Llegan las armaduras, los monstruos, las hechiceras sexys, los guerreros y las aventuras a Bound  by Flame, un videojuego de acción, aventura y varios elementos de RPG que no entrega mucho pero divierte bastante y hace pasar buenos momentos. Entre fallas, algunos bugs y escenarios muy cuidados, los invito a la reseña de este título desarrollado por Spiders para Xbox 360, PlayStation 3, PlayStation 3, PlayStation 4 y Pc (Steam).

Bound by Flame

Publicado por Focus Home Interactive, Bound by Flame nos coloca en la tierra fantástica de Vertiel, la cual ha sido tomada por los Ice Lords, unos magos súper poderosos que luego de probar el poder del “Corazón del Mundo” se han corrompido por el mal y comenzado a revivir ejércitos de muertos, bueno, zombis para ser exactos. Lo curioso del asunto es que aunque parezca que los Ice Lords son los villanos a vencer, nunca los verás en tu travesía.

Tu nombre será Vulcan y a lo largo de la historia todos te llamarán así (a pesar de que al inicio puedes escribir un nombre para el personaje) y no, Vulcan no tienen nada que ver con Spock. Eres un mercenario del grupo de los Espadas Libres que trabaja para los llamados Escribas Rojos, una especie de secta que continuamente nos recuerda por qué Vertiel los necesita. Bueno, lo que es seguro es que gracias a ellos Vulcan es poseído por un demonio, entregándole inmensos poderes; cosa que hará que los demás te vean como alguien fuerte, mientras te recuerdan que por lo mismo, pronto morirás.

Así que, ¿cuál es la trama? Salvar a Vertiel del ejército de zombis, derrotar a los monstruos que te encuentres, ver crecer tu poder, tomar decisiones que afecten tu destino, hacer amistades o enemigos por aquí y por allá, y preguntarte por qué si eres tan bueno masacrando enemigos y poniendo trampas, todos te siguen diciendo “tonto” una y otra vez.

Ataques de un ritmo conocido

En Bound by Flame es por seguro que uno verá más de una vez elementos que han sido usados en otros títulos. Hablando de la jugabilidad, se podría decir que el ritmo es bastante parecido al de la saga Souls, de From Software: nuestro héroe repartirá golpes fuertes y medianos con su espada, hacha, mazo o puñales, y con movimientos con diferentes pausas entre ellos, entregando así una estrategia a seguir contra el adversario dependiendo de que vaya hacer éste. Igualmente, la defensa y el saber esquivar serán de vital importancia, sobre todo en momentos cuando nos veamos rodeados de enemigos, pues uno sólo se puede cubrir de frente. Sin embargo, aunque todo esto suena peligroso, no se compara en lo absoluto, en lo más mínimo, a la dificultad de Dark Souls II (por ejemplo) donde morir es tan inevitable como moverse.

Como ya mencioné hay diferentes tipos de golpes, en algunos, por ejemplo, atacamos al enemigo con más fuerza o con una embestida más larga, otros son movimientos cortos y rápidos; por su peso y tamaño, las armas que usemos también afectan la velocidad, dando a pensar que más adelante en la historia necesitaremos una mayor destreza para realizar combos. Esto no es así, de hecho podremos usar la misma combinación de golpes en todo el juego, haciendo que los ataques sean repetitivos y dejando como única dificultad cuanto nos baja el enemigo si nos golpea.

Bound by Flame
Winter is coming (lo siento, tenía que mencionarlo).

Pero no todo son espadas, flechas y hachas en Bound by Flame, también podemos poner trampas de una manera muy sencilla e intuitiva para no romper con el ritmo de las batallas; igualmente la magia no podía faltar en este título, y menos recordando que Vulcan tiene un demonio interior que de vez en vez le habla y le susurra en sueños diciéndole que mientras más use este poder, más se convertirá en un ser infernal. Así que es nuestra decisión si nos queremos corromper por el mal mientras arrojamos fuego y se nos rompe la armadura o, por el contrario, luchar a punta de espada.

En términos de RPG, Bound by Flame nos deja escoger el género al inicio del juego (aunque esto realmente no afecta la narrativa), nuestro personaje también subirá de nivel y podremos ir adaptando un árbol de habilidades a nuestro estilo. La construcción de este apartado es muy amistoso para el jugador y fácil de comprender, así que, si no están acostumbrados a los juegos de rol de todas formas no hay algo que los detenga para disfrutar del progreso de nuestro personaje.

Hablando de la fluidez y animación de los personajes, en la mayoría de los casos está bien lograda, pero la articulación de los labios con la sincronía de las voces es tan mala como una película china doblada en inglés; es extraño ver entonces como los héroes y villanos de Vertiel hablan entre ellos mientras mueven sus bocas de forma irregular, algo que puede sacarte del juego, desconcertante o parecer divertido. Es cuestión tuya.

Bound by Flame
El truco es el ángulo de cámara.

Otros de los fallos llamativos es que algunas veces veremos como un personaje se detiene para hablar con alguien (en una intro), y notar que en realidad (por los diálogos y situación) se está dirigiendo a otro que además está a varios metros de distancia. O por nombrar otra observación, hay una escena donde puede que una chica esté parada sobre una fogata mientras habla con nuestro héroe. Sí, y no es parte del guion.

Diseño y opciones en Vertiel

Si hay algo llamativo en Bound by Flame es la cantidad de diálogos durante el juego y las opciones que en algunos momentos nos brinda. Cosas como traicionar, cambiar de parecer, aceptar desafíos o escoger compañeros para nuestro viaje hacen que uno quiera jugar otra partida tomando diferentes decisiones, porque si hay algo detrás de las fallas y detalles de este tipo, es que este juego publicado por Focus Home Interactive es entretenido de inicio a fin.

La variedad de escenarios no es muy amplia, pero encontramos cuevas, bosques nocturnos, caminos rocosos, pueblos abandonados, villas, templos, ruinas y más a lo largo de la historia. El trabajo en las texturas y efectos gráficos están bien logrados, así como el modelado de personajes, criaturas y artefactos, pero es la calidad artística lo que resalta, ya que bien se pudo haber llegado a un estilo más genérico.

Bound by Flame
¿Ven los bordes negros?

Por otra parte, algo que podría dividir opiniones entre el público es el estilo casi cel-shading de los gráficos, esto muy notorio por observar que todos los bordes de lo que hay en la pantalla están pintados o muy marcados de negro; esto, sumado a unos colores casi planos hacen que lo que veamos tenga un aspecto que se aleja por mucho a unas gráficas fotorrealistas o al menos atractivas. Aunque a mi parecer esto es más como una decisión del estudio, que por carencias mismas de Bound by Flame.

Disponible en Xbox 360, Playstation 3, Playstation 4 y PC, Bound by Flame es un videojuego modesto que no intenta engañar al público, ni llegar muy lejos; tampoco es un título mediocre y su fortaleza reside en que ciertamente tiene su carisma, es entretenido y tiene personajes y diálogos bastante ocurrentes. Además sus varias opciones durante la historia te harán preguntar “¿qué habría pasado si…?”, claro, sin contar que tiene tres finales diferentes.