A ver, ¿por dónde empiezo? Vamos paso a paso. One Piece: Unlimited World Red es un juego japonés que quería probar nada más al ver los dibujos de cada personaje. No lo estudié mucho ni me adentré tanto en una saga que ya tiene cierto historial (que sinceramente no conozco bien), así que mejor me dediqué a lo actual: un RPG de aventura, que más bien lo pondría en el catálogo de “golpes estruendosos y satisfactorios”.

One Piece: Unlimited World Red

One Piece: Unlimited World Red tiene únicamente dos modos de juego, y sin aventarles spoilers en la cara ni restregárselos, Coliseo de Batalla viene a ser lo que paga todo el boleto. En este modo hay cuatro opciones, pero tres sólo aplican para las tundas, es decir Duelo, Revuelta” y Batalla Real.

En el primero es escoger uno de los catorce personajes de la banda de Sombrero de Paja. Aquí se trata de aventarse una pelea en contra de un enemigo fuerte -como son descritos- y están relacionados directamente con los jefes de nivel en el modo historia. Al vencer a nuestro rival se nos otorgarán puntos de acuerdo al tiempo que hayamos tomado en ganarle, y así ir subiendo de rango con lo que subiremos de liga.

El coliseo de las cachetadas

Siempre iniciaremos en la C, haciendo méritos para llegar a la A. Es prudente informarles que los puntos llegan a granel, pero disminuye su cantidad conforme avanzamos. Mientras vamos creciendo de nivel, se van desbloqueando más personajes, y sí, las peleas se pueden dar contra los mismo amigos de Luffy.

¿Se sienten Gokú? Vayan a Revuelta y ahí se enfrentarán a varias hordas de enemigos sumamente sencillos, lo complicado se torna cuando no tenemos cuidado en atacar en ángulos donde nuestra espalda no se exponga, pues de lo contrario sufriremos varios golpes que nos reduzcan la vitalidad y no queremos eso, menos en un juego tan fácil. Pelearemos con un compañero de nuestra elección y durante el combate podemos cambiar de personaje, así tomaremos ventajas de los poderes de cada uno. De acuerdo a la dificultad es la cantidad de bandoleros que nos pongan enfrente: 50 ó 100, son pan comido.

Si ya creen que las pueden de todas todas en One Piece: Unlimited World Red -lo cual es muy probable que sí-, vayan a la Batalla Real, un modo más “complicado”, ya que deberán enfrentar a dos enemigos de mayor categoría, o uno acompañado de su leal horda de inútiles buenos para nada. Lo recomendable aquí es pelear contra los débiles mientras nuestro compañero le reduce vida al más pesado, y una vez que terminemos, ir a ayudarlo o terminar el trabajo. La verdad es que la dificultad sólo aumenta un poco, pero casi no se nota.

One Piece: Unlimited World Red
“¡Órale zarrapastroso!” dijo el valiente pirata en el Coliseo

Así es esto, es un Coliseo y para eso son, para darse hasta con la cubeta. Aparte de todo esto, existe la lista de logros, que exigen ganar peleas de cierta manera, con algún mono, lograr esquivar, fintar y otras solicitudes que desbloquearán más personajes para pelear.

Para finalizar esta primera parte de la reseña, les puedo decir que si One Piece: Unlimited World Red fuera sólo el Coliseo, pagaba el precio. Es sumamente divertido, poco monótono y con cierto reto por el hecho de querer conseguir todos los logros. Esta parte nos ayuda de manera súper importante para irnos a jugar la historia, pues mientras nos divertimos, entrenamos contra los mismos enemigos que enfrentaremos en la campaña.

Déjame probar los botones

Antes de salir a navegar los mares es importantísimo que les platique cómo se reparte el queso en One Piece: Unlimited World Red, ya que gran parte del tiempo nos la pasaremos envueltos en refriegas. Cuando tengamos que dar bofetadas sencillas a los secuaces no veremos ningún medidor de vida en ellos, es cosa de pegarles hasta que desaparezcan, siendo una de las cuestiones más nefastas la de esperar a que se paren y se pongan otra vez en guardia, ya que estando en el suelo será imposible pegarles. Uno de los pocos puntos malos cuando se trata de repartir leña. Ya cuando nos pongan a los jefes de nivel -o enemigos fuertes-, aquí ya tendrán su enorme barra de vitalidad.

One Piece: Unlimited World Red
Luffy estira sus brazos y se abalanza sobre las casas. Bonito efecto.

Los jefesotes de One Piece: Unlimited World Red  nunca se despeinan por dar golpes sencillos, siempre saldrán con poderes especiales que no requieren un aprendizaje, sino tener reflejos y buena ubicación. También cuentas con un golpe súper especial que puedes aplicar siempre cuando tengan de frente al susodicho y sin intenciones de atacarlos, o se verán penosamente esquivados y deberán esperar a que se recargue el poder.

Por último, y para conocer bien a su personaje y sacarle mayor jugo, tendremos las palabras o frases que ayudan a ser más fuertes. Las de Habilidad potencian precisamente a las características únicas. Las de Personalización, que mejoran a esas habilidades, las hacen más efectivas pues. Y las de Objeto, para colocarlas en la paleta y seleccionarla cuando gustemos.

Todo lo necesario para atacar en el modo historia de One Piece: Unlimited World Red ya lo saben, y es cosa ahora de explotar ese mundo con buena cantidad de actividades por hacer, y poner en práctica lo que ya desarrollamos en el Coliseo. Es momento de la aventura y las peleas con un propósito, más allá de solo ver rodar cabezas.

One Piece: Unlimited World Red
La historia del juego está ubicada hacia la segunda mitad de la del manga.

¡Hora de aventura!

En One Piece: Unlimited World Red, Luffy y su tripulación llegan a una isla enorme en donde verán a algunos amigos, buscarán provisiones, descansarán, pero lo que emociona más al capitán del barco es la cantidad de aventuras que se avecinan. Resulta que mientras dormimos por primera vez, despertamos con la noticia de que todos, ¡oh por dios, todos! Sí, cada uno de nuestros amigos ha sido raptado y que un rayo nos parta si no hemos de ir a rescatarlos.

Como buen RPG japonés no faltan en casi ningún momento los diálogos largos con las imágenes de los personajes en dos dimensiones, sus respectivas bromas y comentarios animados, sin olvidar los pedidos de favores: construye, consigue, pelea, libera, golpea, convence, asusta, ve, corre, salta, sácate un moco, cómetelo, hazlo bolita, aviéntalo arriba del ropero.

La posada donde nos hospedaremos no tendrá ningún costo, esto gracias a favores que nos serán encargados por parte de la feliz y sexy dueña, Yadoya, que consisten en construir diferentes establecimientos para ayudarnos en nuestra aventura, pero que a la larga se supone serán para el pueblo que está en reconstrucción. Farmacia, industria, casas, taberna, son algunos de los lugares que deberemos crear, todos y cada uno nos dan beneficios pero requieren de materiales diversos para levantarlos. ¿Cómo se consiguen? Creo que ya lo saben, pero les confirmo: recolectándolos una vez que salimos de la ciudad.

One Piece: Unlimited World Red
Y hay villanos y personajes inéditos.

Aparte de la trama central, habrá pequeños desvíos con montones de encargos para reestructurar el pueblo donde estamos. Lo que implica salir hacia otras partes de la isla a explorar, pero en realidad sabemos que “pelear” es la mejor definición, pues hallaremos varios tipos de minions dispuestos a combatir contra nosotros sin dejarnos llegar al jefe. Es realmente muy predecible cada nivel o episodio, sin embargo lo que atrapa es la necesidad de hallar recursos para construir las diferentes edificaciones en el pueblo.

Ningún episodio de One Piece: Unlimited World Red ofrece los mismos elementos que el anterior, ya sea en los recursos obtenidos como las peleas que deberemos librar. El jefe de nivel tampoco es lo mismo y todos estos factores ayudan mucho a meternos curiosidad. Además, una vez empecemos a rescatar amigos, podrán ir con nosotros dos más a ayudarnos en el siguiente capítulo

Es mi deber decirles lo siguiente: si juegan primero el modo Coliseo, la historia les podrá parecer aburrida debido a la escasa cantidad de puñetazos disponibles. O sea, sí pero no como quisiéramos, pues hay a lo mucho seis o siete encuentros violentos para después el final. ¿Recuerdan que les comenté sobre el Coliseo y lo mucho que servía como campo de entrenamiento? Pues será tan útil como calculadora científica en examen de matemáticas en primaria. Yo ya hasta me aburría un poco contra estos jefes “poderosos”, poderosísimos.

One Piece: Unlimited World Red
Hola, soy Andrés Portillo, aquí estoy para lo que me necesites, preciosa.

También podemos ir a la taberna a terminar de una buena vez por todas, con los mismos villanos a los que enfrentamos en la primera ocasión, todo esto como parte de las misiones alternas retribuyéndonos puntos de experiencia, dinero, monedas para rascar loterías y obtener palabras. No es a fuerza realizarlas, pero nos ayuda a mejorar en nivel y objetos disponibles. Lo cansado es tener la lata de volver a matar de aquellos a los cuales ya habíamos tirado a la lona. Descuiden, no es tan malo como suena, pues el reto es mayor, la dificultad aumenta y la paga es mejor.

Hay también dos instrumentos importantes en nuestra aventura por One Piece: Unlimited World Red: la red atrapa mariposas y la caña de pescar. Par de chuladas. No se trata de atrapar nada más mariposas, más bien cualquier insecto volador o animal rastrero, o peces. Al capturar uno, develaremos una tarjeta de identificación de dicha especie.

El modo historia no es malo, más bien diría que sí es muy bueno, completo, entretenido, divertido y bonito en cierta forma. Lo que no me gustó fue tantísimas cosas para hacer que por momentos nos desvían de los objetivos principales. Debo decir también que a veces sirve para olvidarnos tantito de ir y pelear, ir y pelear, ir y pelear, ir y pelear… ¿Es cansado tantas veces seguidas, verdad? Ya entienden mi punto entonces.

One Piece: Unlimited World Red
Esta parte es buenísima, la de enfrentar a los jefes de los episodios, pues mostramos de lo que somos capaces y encima nos damos un tiro muy entretenido.

¿Ilimitado? ¿De verdad ilimitado?

One Piece: Unlimited World Red no es ilimitado y no me refiero a no poder avanzar en ciertas direcciones o caminos cerrados simplemente porque están así, cerrados, como nariz con gripa. No, hablo de los altibajos en la modalidad de historia, pues así como en ciertos lugares hay mil millones de cosas por hacer, en otros es sólo golpear y recolectar. La verdadera aventura se libra en la ciudad, no así en los capítulos. Uno quisiera pelear más, con mayores dificultades o quizá no con tantos patrones definidos. Enfrentar algunas hordas más elaboradas, con  lacayos más fuertes, explorar más para encontrar más pleitos de barrio bajo.

No quiero crear una mala idea de One Piece: Unlimited World Red, pues si existe una parte que me haría comprar el juego, esa es el Coliseo. Se los digo honestamente, ese modo paga el costo total. Las peleas constantes, los cambios de rivales, las diferentes modalidades, los retos, los poderes, bueno, todo hace del Coliseo lo que vale más que cualquier otra cosa. No podía dejar de jugarlo, sigo sin poder dejar de jugarlo. Regreso cien veces a mejorar mi rango y a aventarme golpes contra los malévolos enemigos. Y sé que ustedes también lo harán.

También hay que hablar del gran logro gráfico de One Piece: Unlimited World Red, sus imágenes, poderes y fluidez sorprenden en cualquiera de las consolas en las que está disponible el juego: sí, en muchos momentos se asemeja mucho a su contraparte animada. El sonido y la música también son muy buenos, además de que las voces de los personajes son divertidas.

One Piece: Unlimited World Red
Si no se saben muy bien los botones del Gamepad en la versión para Wii U, sufrirán en serio al tratar de atrapar animales con la red.

Los controles funcionan bien a secas, aunque en Wii U uno le batalla un poco más, no se sienten tan amistosos. Esta versión, además de la PlayStation 3 soportan cooperativo para dos jugadores tanto en el modo de Coliseo como en el de la historia, lo que le da algunos puntos extras si tienes con quien hacerlo.

Como  todos los videojuegos, One Piece: Unlimited World Red  tiene sus buenas y sus malas, pero aun así me gustó muchísimo. Curioso que su componente central, el de historia, sea el más flojo, y el adicional, el Coliseo, el más divertido, pero al final me dijeron que me divertiría y lo hice por bastantes horas, afortunadamente cuando me daba flojera seguir “explorando” la ciudad y aledañas, me iba de regreso a la arena y ¡pum! ¡cuaz! ¡katapoom! Esta aventura te deja una sonrisa muy grande, tan grande como la de Luffy Sombrero de Paja.