Hace unos días les estaba platicando acerca de Sniper Elite III, el juego de francotirador de 505 Games y Rebellion, que no trata acerca de un francotirador. En la reseña respecto a este título, abarcamos de principio a fin la experiencia, el modo de disparo, la cámara de rayos X, misiones, artículos, muchachas sin ropa -ok no hay muchachas sin ropa-, vehículos, todo de todo. Pero ahora hablaremos acerca del DLC denominado Hunt the Grey Wolf.

Sniper Elite III: Hunt the Grey Wolf

¿Quién creen ustedes que sea nuestro lobo gris? ¿Quién se imaginan? Les doy pistas: usaba un bigote bien chistoso, se peinaba de lamida de burro y fue el máximo líder nazi de la historia. Exacto, el mismo Adolf Hitler será a quién debamos de aniquilar sin piedad en el capítulo que continúa a la historia original de Sniper Elite III.

Incluso al inicio del episodio, oiremos una frase de “me da gusto volver a la acción” -o algo así-, y cómo no ponerse feliz de contento, cuando le asignan disponer de uno de los dictadores más temidos de la humanidad. Vale la pena hacerlo, pues los huesitos de Hitler truenan más bonito que los de cualquier otro nazi.

Cazando al lobo gris

Sniper Elite III: Hunt the Grey Wolf es pequeño y sencillo, lo acabé en una hora. Pero creo que tiene un muy buen motivo para ser así de rápido, ya que es posible matar a Hitler de siete maneras distintas como mínimo: bomba, reacción en cadena, balazo, explosión y hasta con una campana. Incluso hay un trofeo/logro por cada una de las siete maneras, y al haber completado todas, otro más les saltará. La única forma es repitiendo el capítulo una y otra vez, aunque admito que para la cuarta ya se tornará aburrido hacer el recorrido previo. Les recomiendo nunca usar cerbatanas, ya que son inútiles al querer matar al Führer.

El escenario que acompaña a nuestra misión es sumamente accesible, y quisiera decir que pareciera ser igual que los previos, pero esta vez sí nos regalan muchas más ventajas, tales como más puntos de escondite, menos lugares de colocación para los soldados, más lomas altas, pero no puedo decir lo mismo de los nidos, ya que otra vez, nos los ponen justo en medio de la acción, y para llegar a ellos debemos aplicar la operación “Mata a todos”, por lo que el subirnos nomás servirá para admirar el paisaje con todo y sus glitches.

Sin embargo, y si somos muy diestros ya en Sniper Elite III, no necesitaremos alcanzar grandes alturas, pues existen puntos después de unos 30 metros del inicio de la partida, donde es fácil asestarle un plomazo lejano a muchos enemigos. También hay que mencionar que el capítulo no requiere terminar el juego completo, sin embargo podría servirles de mucho por aquello de las armas ya desbloqueadas, lo que hace del DLC verdadero pan comido.

Sniper Elite III: Hunt the Grey Wolf
Siempre recuerden que el saludo oficial es: corto, corto, largo… corto, corto, largo. No falla, y los hace ver como profesionales.

Cazaremos, cazaremos

¿Aspectos de Hunt the Grey Wolf? Son los mismos, con la diferencia que aquí sabemos desde un principio nuestro blanco, pero para por fin verlo, necesitamos pasar por encima de unos 25 a 30 nazis, que esta vez no son más inteligentes, lo que facilita mucho más las cosas.

Es importante casarse con las alturas, ya que abriremos algunas puertas que nos permitan acceder a azoteas con el fin de avanzar más rápido, y la limitación de que será un verdadero martirio disparar desde ahí. Así que métanse a la cabeza que Sniper Elite III no ha perdido sus raíces, las de ser un soldado de sigilo, no un francotirador.

¿Quieren más malas noticias? Sniper Elite III: Hunt the Grey Wolf tiene errores fatales por aquí y por allá que hacen la experiencia un tanto molesta. La tecnología alemana es de punta, pues varios pudieron teletransportarse al ir corriendo, tal vez unos dos metros, pero cuando uno está apuntando y pasa esto, es nefasto. También varias veces la mira del rifle no aparecía y tenía que disparar calculándole como buen maestro de obra. En ocasiones sirve muy bien el ataque cuerpo a cuerpo, a veces no.

Sniper Elite III: Hunt the Grey Wolf
Sonríe Hitler, estás en cámara escondida… No, ¡muere ahora!

Veredicto del DLC

Todo es risas y diversión, hasta que descubrimos que para llegar a Hitler en efecto hay que pasarse todo el capítulo, pues no se puede guardar el avance, lo que provoca aprender de memoria todo, y de esta manera se convierte en una misión tediosa (sobre todo repetirla siete veces).

Sniper Elite III: Hunt the Grey Wolf está a un precio de 7.99 dólares para Xbox 360, Xbox One, PlayStation 3 y PlayStation 4, y para PC a 9.99, o gratis si preordenaron el juego original. Yo no pagaría tal cantidad por un DLC que levanta emociones sólo la primera vez, pues las siguientes no ofrecen mucho, más que el hecho de matar en diferentes maneras al villano.  Por cierto, dejar vivir a Hitler, también es una opción.