Por más criticados que sean, los shooters, son divertidísimos por el simple hecho de matar a todos los enemigos posibles, a los habidos y por haber, a los que se ponen enfrente y a los que no. Es muy liberador y si me ofrecen uno que implica acomodarse plácidamente y disparar a cráneos que no tienen ni idea de mi presencia y desde lejos, entonces gustosamente aceptaré hacerla de francotirador, una especialidad que requiere muchísima concentración, ojo de buen cubero y paciencia. Sniper Elite III es un videojuego de disparos donde seremos un francotirador, o al menos eso esperaba. Leamos esta interesante reseña.

Sniper Elite III

En la parte técnica, Sniper Elite III es realizado por Rebelion Games y 505 Games, para la Xbox 360, Xbox One, PlayStation 3, PlayStation 4 y PC. Y nuestro artículo está basado principalmente en la versión para la PlayStation 3, aunque todas son muy similares variando principalmente la calidad gráfica en consolas de nueva generación y computadora.

Karl Fairburne es el nombre de nuestro protagonista, agente norteamericano de la OSS y pieza clave para detener a los nazis, los cuales diseñan una nueva arma súper poderosa y secreta, una que cambiaría el rumbo del conflicto y el mundo. Todo esto durante los combates en el norte de África, durante la Segunda Guerra Mundial.

Según los libros de historia

El juego se divide en ocho misiones en las que deberemos ir resolviendo pequeños y sencillos retos -por lo menos así parece ser- que nos irán asignando conforme avancemos en cada capítulo. La mecánica es la de avisarnos el objetivo general y después lo que hay que hacer a corto plazo: avanzar a cierto punto, recuperar unos documentos, capturar alguna artillería antiaérea o neutralizar a cierto general, y con neutralizar saben a qué me refiero.

Sniper Elite III es un juego donde nos atiborran de misiones secundarias, de esas en las que debemos barrer todo el terreno y buscar hasta el cansancio objetos que quizá no sirvan para mucho, pero sí para ir liberando logros y trofeos. En ocasiones se me hizo más difícil hallar estos artículos que la misión principal, pues a pesar de que sí me gusta explorar como boy-scout, también la presión presente no permite realizarlo con la tranquilidad que uno quisiera.

Sniper Elite III cuenta con tres modalidades: historia, retos y online. Para el primero de los tres, es seguir la campaña en solitario tras líneas enemigas. El descanso se da en contadas ocasiones durante el avance de la trama; Rebelion Games quería hacer un título lo más parecido a la tensa realidad de un conflicto de este tipo y con este detalle lo lograron, ya que de verdad casi nunca tendremos chance para respirar sin tener el miedo de que zumbará un balazo cerca de nuestras cabezas.

Sniper Elite III
Sí, los francotiradores van arriba. Pero éste anda abajo, mezclado con la chusma.

La campaña de Sniper Elite III no nos da chance alguna de irse adecuando a los controles, que con todo respeto de la PlayStation 3, hacen más difícil al juego, ya que como todos sabemos, sus gatillos son en lo personal una pesadilla para los shooters. Todos los botones del control tienen una función, y muy diferente de las demás, así que hay que picarle varias veces para irnos acostumbrando y acoplando, lo que provocará varias muertes desde el inicio. Sí, debo aceptar que en la primera misión casi lloro una docena de veces pues los tutoriales no sirven de mucho, son muy escasos, pequeños y no se parecen en nada a lo que ya es estar dando balazos.

Sin embargo esto de morir varias veces no es impedimento para continuar; la primera misión es lo suficiente difícil para entender que no estaremos ante una papa de shooter, lo cual le otorga un punto bueno para los veteranos al género. Digamos que es una manera de curtirnos y prepararnos, ya que más adelante sentiremos algunas partes un tanto más sencillas, pero sólo un tanto.

Los retos de un francotirador

Otra de las modalidades de Sniper Elite III son los retos y hay de tres tipos: sobreviviente en solitario, sobreviviente y vigilancia. El primero lo dice todo en el nombre, nuestro deber consiste en sobrevivir ante oleadas de enemigos con la finalidad de defender nuestro puesto. Aquí estamos así, solos contra el mundo cual Rambo. Mi paciencia dicta que es el modo menos atractivo, ya que si no tengo amigos mejor me voy a echar balas a la campaña.

Sniper Elite III
Con los binoculares marcaremos enemigos para seguir su rastro. O para ver a la vecina, pero no la encuentro.

En el segundo, llamado sobreviviente, es donde requerimos forzosamente de un compañero en línea. Y ya saben cómo es esto: hay que rezar porque el del otro lado del mundo sea mucho mejor que nosotros, de lo contrario ya estuvo que morirán por unos dos millones de impactos enemigos. Aquí la experiencia mejora un poco más y se hace más entretenida la partida, pero sigue siendo para mi gusto algo alejado de ser una experiencia buenísima. Para colmo, los modos de sobreviviente usan los dos mismos mapas: Hellfire! y Beachhead.

Vigilancia es el modo multijugador local de Sniper Elite III, ahí necesitarán a un amigo real sentado a su lado, de carne y hueso, de esos que nos gritan mentadas como especie de saludo, aunque si lo prefieren también pueden recurrir al lobby y encontrarse con alguien en línea que los ayude. Pero Andrés, dime ¿cómo me van a ayudar? Relajación absoluta. Estando en los preparativos de la misión, decidirán quién dispara y quién señala el blanco. ¡Andenle! Ahora sí me suena más a un francotirador verdadero, pues con la ayuda del amigo iremos disparando a aquellos que nos marquen, olvidarnos de seguirlos y estar al pendiente de ellos: sólo apunta y ¡bang!

Cabe mencionar que el ayudante podrá andar caminando en el mapa, sirviendo de guía al tirador. Sí, se nota en mis palabras que me gustó más esto y sé que a ustedes también. Otro motivo para que sea de su agrado es que no se trata de sobrevivir, sino de conseguir objetivos en los dos mapas, Tiger Hunt y Radio Silence. Por ejemplo, en el primero habremos de acabar con las comunicaciones en una estación donde los tanques enemigos se aprovisionan, una vez que hayamos conseguido el objetivo, terminará la misión.

Sniper Elite III
Disparar uno por uno a los operadores de artillería, es lo mismo que aventarse al precipicio. Siempre es mejor encontrar una bomba que nunca falta cerca de ellos, y hacerlos volar en mil pedazos.

Para el componente multiplayer en forma hay modos para competir tanto en solitario como en equipo, aunque no tanta variedad. Destaca Pelea a Muerte, que viene siendo lo que cualquier otro juego en línea de disparos, no morir y tratar de matar a todos los enemigos contrarios; obviamente si lo intentamos solos la dificultad incrementa, pues cada quien está por su cuenta.

En el Rey de la Distancia, que también aplica para solitario o en equipos, nuestra misión es matar a los enemigos con la mayor distancia posible, y es de esperarse que ganará quien haya cubierto la mayor cantidad de metros en sus disparos. Esto es ser un francotirador. Y este es el modo en que debería de ser todo el juego, es más, debieron de haber dejado así nada más Sniper Elite III. Bueno, no tanto.

Balística

Así como hay un departamento en cada CSI -ese programa forense en la televisión tan repetitivo- de balística, debo hacer un apartado al simple hecho de disparar en Sniper Elite III, y me refiero a todos los tipos de balazos, pues siendo un shooter, es como pasaremos el 90 por ciento del tiempo. ¿Ya me puedo reír de este chiste? Ya, así que imagínenme riendo en el suelo pues no es cierto, aquí más bien estaremos huyendo, escondiéndonos, siendo demasiado sigilosos, caminando de aquí para allá, esperando pacientemente y tratando de no agotar esa paciencia.

Sniper Elite III
Será complicado atacar a todos de manera sigilosa, pero cuando lo hagan será muy impactante. No, no lo será.

Para empezar, Sniper Elite III es un juego de un francotirador, lo cual me da gracia decirlo ya que uno usa mucho más las armas secundarias como la metralleta y pistola, que el mismo rifle. Como buen campo de batalla, el mapa estará infestado de soldados enemigos, por lo que tendremos que defendernos con las armas secundarias, preferentemente la pistola con silenciador.

Altamente recomendable será recoger el cuerpo del derrotado y depositarle lejos del alcance de sus compañeros, de lo contrario se alarmarán y empezarán a buscarnos, algo que no nos conviene ya que serán muy quisquillosos en los lugares donde revisarán y muy común que nos encuentren, avisen a los demás y de paso nos maten.

Un balazo sin silenciador, echará a andar a los rasos a buscarnos, y créanme cuando les digo que son muy insistentes. Aquí viene el punto súper en contra de Sniper Elite III, ya que la otra manera sería buscando un nido para disparar -también es un logro secundario-, y para encontrarlo es un problema, generalmente se localizan en partes muy cercanas a donde se aglutinan los enemigos. Una vez llegando al nido, poniéndose cómodo, colocando la foto de la novia para recordar por quién hacen todo eso y después de la bendición, podremos disparar con singular alegría a los soldados, pero teniendo en cuenta que seremos escuchados y buscados.

Sniper Elite III
Las misiones nocturnas son las más difíciles, por obvias razones. Pero seguimos escondiéndonos como un Splinter Cell.

No todo está en contra de uno, ya que en cada mapa hay máquinas que pueden generar ruido para cubir nuestros disparos, aunque el estruendo será con una cierta frecuencia que invariablemente tendremos que aprender: un disparo fuera de tiempo hará que nos identifiquen. No sólo escucharemos, sino que veremos en la parte superior de la pantalla un indicador de ruido, y mientras lo veamos, estaremos seguros.

Punto para Sniper Elite III es el de que las tropas rivales nos busquen cuando nos dejamos oír, ya que le agrega mucho dinamismo al juego. Tendremos que encontrar otro lugar para situarnos, pero al ser tan pequeño el mapa será prácticamente imposible no toparse con alguien, a menos que de verdad sean unos magos en el sigilo, más tomando en cuenta la falta de flora suficientemente alta o espesa para cubrirnos. ¿Y qué esperaba si estamos en África?

La bala de rayos X

“La cámara de Rayos X está impresionantemente buenisísima”. Falso. Disculpen pero no es así, y espero que no me odien ni vayan a mi casa a aventarme papel higiénico -y menos que esté usado-. Las primeras diez o hasta veinte veces sí me gustó, pero conforme van pasando los tiros, uno se da cuenta de los detalles que nos hubiera gustado ver. Esta función viene activada de agencia y se puede deshabilitar en el menú. Sólo funciona cuando el tiro es letal, lo que nos manda a una toma de cuan larga es la trayectoria del proyectil, y una vez que va atravesar la carnita del desafortunado veremos huesos, ojos y algunos órganos internos tales como esófago, intestinos, estómago, páncreas, hígado, corazón de melón, etc.

Sniper Elite III
Sí, se ve genial, ¿no lo creen? Háganlo cincuenta veces seguidas y dejará de serlo.

Sin embargo, sólo es la estructura ósea y globos oculares los que reventarán, como uno, que es un gamer sangriento, quiere ver. Lo demás solamente será atravesado sin descuartizarse, quitando cierta emoción al resultado. No voy a negar que ver el cráneo abrirse y alcanzar a ver el cerebro no sea impresionante, pero no siempre serán ahí los tiros, por lo que imaginarán mi decepción cuando la bala llega al hígado y nada más no avienta sangre como si estuviéramos viendo una película de Tarantino.

Debo aclarar que esta toma termina sirviéndonos para identificar cuando sí es un disparo de muerte en Sniper Elite III, pero después de algunas decenas de repeticiones deja de ser divertida. Y si alguien tenía la duda, se las despejo: es posible dejar a alguien sin herencia y veremos todo desde primera fila. Y también sentí escalofríos.

La cámara de Rayos X funciona igualmente con los vehículos, una vez que ya identificamos las rejillas de ventilación del motor o el tanque de la gasolina, al recibir un impacto de bala permitirán el paso de otro fogonazo para que explote la máquina y se lleve a todos los que estén alrededor.

Sniper Elite III
Esta es la manera en que ganaremos muchos puntos en Sniper Elite III: disparo a la cabeza, premeditado, silencioso, aislado, con cilantro y cebolla.

La mecánica de disparo es un punto y aparte, y siendo muy estrictos, se hace demasiado complicado atinarle a alguien con el exceso de retroceso que concede la metralleta, así que no podemos tomar como un recurso confiable dicha arma. ¿Pero y si es la única alternativa? Ese no es mi problema, pues convertirse en gran tirador de corto alcance será una penitencia.

Ahora, hablando del rifle, aquí es diferente, pues antes de siquiera sacarlo, exploraremos con los binoculares toda la zona para encontrar a los maleantes y marcarlos con el gatillo izquierdo, para de esta manera nunca perderlos de foco. Después, al activar la mira del fusil, tendremos el zoom correspondiente a la pieza que tengamos instalada y al accionar el modo para sostener la respiración, todo se volverá en cámara lenta y un punto rojo indicará cuando el tiro será mortal.

Pendientes estaremos del medidor a la izquierda, que señala la cantidad de tiempo disponible para aguantar el aire en los pulmones, el cual afecta directamente al pulso, y así ser más precisos. Se puede tardar un poco en recuperar la tranquilidad, así que úsenla con sabiduría mis pequeños padawan. Nunca de los nuncas vayan a querer pelear a puño limpio, pues no es nada rentable y sufrirán irremediablemente una muerte lenta y dolorosa.

Sniper Elite III
En el modo de la mira revisaremos nuestro pulso y respiración. Tengan cuidado de que no se les suba la bilirrubina.

Supongo que se preguntan de qué manera incrementamos nuestro nivel como tirador en Sniper Elite III. Es muy sencillo, con que matemos de maneras profesionales, utilicemos más objetos de manera correcta, hagamos las cosas más rápido y con mayor eficacia iremos incrementando en puntos y rango. Me refiero con “maneras profesionales”, a utilizar sigilo y asesinatos por la espalda, tiros al corazón y/o cabeza, escaparnos exitosamente, encontrar los nidos, explotar bombas a lo lejos. Ser un fregonazo para ser más claro.

Alfa, Romeo, Delta, Parangaricutirimicuaro

Las armas son indispensables, claro, y qué mejor que diseñar nuestros propios armamentos. Cada vez que liberemos artillería, lo cual se hace encontrando armas en el camino, matando enemigos, avanzando de nivel o encontrando piezas, entraremos al menú de armamento y ahí podemos seleccionar los cuatro tipos de sets: Alpha, Bravo, Charlie y Delta. Al ingresar a cada uno elegiremos pistola de mano, metralleta, rifle de francotirador, y después llenar los espacios vacíos con dinamita, pólvora, minas, kits médicos, granadas, piedras.

Las piedras no son para sentarse y echar torta en algún intermedio, son para aventar y despistar al enemigo, una de las pocas partes con muy mala programación de Sniper Elite III, pues se jacta de tener gran inteligencia artificial, sólo que aquí, tienen una espantosa equis. Al arrojar uno de estos inertes seres rocosos, sólo un soldado se acercará a revisar y los demás patrullarán las cercanías, todos siguiendo un mismo patrón cada vez. De suerte que el mecanismo de aventarlas es muy amigable, ya que nos avisa de la trayectoria, no así con las granadas que se avientan y vaya usted a saber dónde caen. Cuidado con estas últimas, ya que su radio de acción es muy amplio y no es raro que entre las bajas estemos nosotros mismos.

Sniper Elite III
Los gráficos están igual que las escaramuzas: a veces buenos, a veces muy meeh.

En cuanto a la pólvora, dinamita y minas, funcionan como debe de ser, se colocan y se activan a distancia. Un tip que les puedo pasar, es que las minas se pueden reventar desde lejos con un balazo, cuando algún soldado no llegara a pisarlas pero pase cerca de ella. O hacerlo con un vehículo, provocará la misma reacción: ¡¡¡Kabooooom!!!

Centro de mando

No ahondaré mucho en el tema técnico, ya que como es de esperarse, la versión para PlayStation 3 no puede presumir de gráficos muy ricos en detalle, pero aun así puedo mencionar ciertos puntos a favor y en contra del juego. Empezaré con lo visual, que es bueno a secas, ya que no se explota el motor como debería y es normal que a la distancia no haya mucho detalle con las caras, partes del cuerpo o hasta el uniforme. Tampoco es para decir que se ve mal, para nada, pero uno ya se acostumbró a la PlayStation 4. Disculpen.

En general, y a campo abierto, se puede calificar de muy buena cada zona, ya que los árboles se ven bien, el terreno, las texturas con buen mapeo, el agua, la iluminación y las explosiones lucen agradables, nada de qué quejarse. Contrario a esto, es el sonido, aunque con buena calidad y definición, no es así con su ubicación, los disparos, gritos, pasos, camiones y demás se escuchan, pero sin una ubicación correcta. Quiero decir que la dirección de donde nos disparan es difícilmente localizable, obstruyendo el flujo de la batalla. Tache así grande.

Sniper Elite III
Hay buena selección de armas, la mayoría no son rifles francotirador.

Resumen de la misión

Disfruté tanto como sufrí con Sniper Elite III. Será quizá porque esperaba un verdadero francotirador, ya que siendo sinceros podría mejor haber jugado cualquier otra cosa donde puedo agarrarme a balazos, luego buscarme un punto en lo alto y usar un rifle de largo alcance. Sé que no es la misma experiencia, pero Sniper Elite III no es puramente un francotirador. Cuando tenemos una portada con la palabra “Sniper” en su encabezado esperamos estar más tiempo tirado al sol y escondido para disparar que atacando cuerpo a cuerpo.

Pasé mucho más tiempo disparando con metralletas regulares, haciendo volar camiones, corriendo y matando por la espalda, que disparando desde un nido, es más, casi ni los encontré. Tampoco es algo que fuera nuevo para la tercera entrega de la saga, siempre había sido así, no sé por qué pensé que en esta ocasión sería diferente.

Quien busque un reto muy bueno y angustiante en cuanto a disparos, ésta es una gran opción. Quien quiera disparar desde lo alto, ayudando a sus compañeros y tirado en un nido, definitivamente sentirá que le faltó mucho. Recalco enardecidamente: Sniper Elite III es un buen shooter genérico, simplemente a mí no me acomoda por el mínimo tiempo que pasa uno siendo un francotirador.