La fascinación del ser humano por lo gigantesco es casi un instinto natural. La fantasía de pilotear tu propio y enorme robot no es nueva, pero siempre ha venido acompañada de la hipotética pregunta ¿por qué el hombre construiría algo así? Desde un villano que quiere adueñarse del mundo y hacer frente a los “ángeles de Dios” en el anime, hasta combatir a monstruos venidos de otra galaxia, los pretextos han sobrado para adentrarse en un mecha, pero ninguno con los recursos de Titanes del Pacífico.

Titanes del Pacífico

Descansando de la silla de director desde la fallida Hellboy II, Guillermo del Toro había pasado los últimos seis años colaborando -principalmente como productor- en ideas ajenas que casi como regla general terminaron en decepciones. Seis años en los que el cineasta mexicano dejó atrás las voces de “luz, cámara, acción” y empezó a entrelazar una maraña de ideas surgidas de un borrador de apenas 25 páginas titulado Pacific Rim y de la pintura El Coloso, de Francisco Goya. La premisa era simple, llevarla al cine harto complejo: una lucha entre gigantes con el planeta Tierra como escenario.

Hoy, casi tres años después de aquel primer contacto entre Del Toro y el guion, la película emerge por fin en las salas de cine con la promesa casi inherente de llevar a la pantalla grande toda la acción de monstruos y mechas que siempre quisimos ver. Ya fueras fan de Mazinger Z, Godzilla, Gamera, Getter Robo, VoltronGargantuan Wars o incluso videojuegos como Xenogears, Titanes del Pacífico se había posicionado como uno de los estrenos más esperados del año.

El resultado, y para no tener que esperar a un veredicto al final de la crítica, te puedo adelantar que es francamente espectacular. Guillermo del Toro logró con Titanes del Pacífico la que seguramente es su mejor obra, una que retrata el potencial del mexicano como cineasta, su enorme capacidad para diseñar o rediseñar criaturas y el espíritu de “gran fanático” de todo lo que atraviesa de su forma de hacer cine.

Ésta no es una complicada revisión del género mecha y kaiju, tampoco intenta narrar un encrucijado drama con colosos como trasfondo decorativo. La idea era mantener siempre como estrellas del filme a quien el público quería ver: los enormes robots y las enormes criaturas contras las que combaten en un futuro alterno donde los alienígenas no vienen de las estrellas en el cielo, sino de las profundidades de los océanos.

Kaijus vs Jaegers

Stacker Pentecost (Idris Elba) es el mariscal de un proyecto conocido como Jaeger, inmensas bestias de metal creadas por la mano del hombre como la última línea de defensa para combatir a los Kaiju, monstruos del tamaño de decenas de rascacielos que surgen de los mares y han diezmado a la población humana. Cada cierto tiempo una nueva bestia más grande y letal que la anterior ataca, trayendo desesperación y muerte a su paso.

Titanes del Pacífico | Crítica
Queremos una secuela con mil Jaegers más

Bajos las órdenes de Pentecost están algunos de los mejores pilotos de estas moles mecánicas, destacando Raleigh Beckett (Charlie Hunnam) y Mako Mori (Rinko Kikuchi), quienes parecen tener un potencial de sincronización superior a lo normal, algo más que necesario cuando nos enteramos que estos mechas se controlan estableciendo un lazo neuronal con dos pilotos obligados a trabajar como una unidad.

Titanes del Pacífico obviamente realiza varias alusiones al pasado del proyecto y el origen de los Kaiju, pero nunca restándole un ápice de estelaridad a las gigantescas criaturas. Los únicos que compiten en importancia con ellas, además de los robots, son los personajes centrales, creados literalmente con maestría por Guillermo del Toro para no funcionar sólo como la comparsa humana de un conflicto de titanes. Los protagonistas no son necesariamente profundos y pecan de unidimensionales (como cualquier anime promedio del género), pero mantienen características claves de su personalidad con la que es muy fácil empatizar.

Tenemos a Chuck Hansen (Robert Kazinsky), el clásico chico rudo que no quiere morir en batalla por culpa de la inoperancia de otros; a los doctores Newton Geiszler (Charlie Day) y Hermann Gottlieb (Burn Gorman), típicos clichés de los investigadores antisociales y algo locos que chocan en sus métodos; Hannibal Chau (uno de los mejores papeles de Ron Perlman a la fecha), un traficante de partes de Kaiju que sabe mucho más de lo que aparenta, y Herc Hansen (Max Martini), padre de Chuck y un experimentado piloto que ha encontrado la paciencia tras centenares de batallas.

Titanes del Pacífico | Crítica
Cada mecha es controlado por dos pilotos sincronizados

Sin embargo, una vez montados en los Jaegers olvidamos rápidamente sus nombres y los protagonistas pasan a ser Crimsom Typhoon, Striker Eureka, Gypsy Danger y todas los enormes bestias, biológicas o mecánicas, que desfilan por la pantalla. Del Toro logró imprimirle al filme ese grado de inmensidad, de magnificencia, de que a todo el mundo se lo está cargando el carajo y estamos genuinamente frente al bastión de la raza humana en su lucha por sobrevivencia. Los robots lucen impresionantes y originales a la vez, con la nostalgia de un montón de series transpirando por sus partes de metal, pero sin una referencia exacta a ninguna de ellas.

Las batallas entre mechas y kaijus son poesía mecanizada. Olvídate de esos horribles enfrentamientos de los Transformers donde no se entendían ni quién era quién, ni exactamente qué estaban haciendo hasta que veías una espina dorsal de Autobot chorreando diésel. La cinematografía en Titanes del Pacífico es espectacular y permite deleitarnos la pupila con cada fotograma de la batalla entre las bestias y los robots sin perder detalle alguno.

Cañones de plasma, misiles de mediano alcance, sierras, chorros de ácido y hasta un trasatlántico usado como bate; las olas del mar meciéndose, edificios que se desploman, autopistas desgarradas y la soledad envuelta en cenizas son también parte de una fantasía de ficción que funciona como ningún otra película lo había hecho antes. El 3D también destaca, sutil pero brillante, logrando justo lo que se pretende: que el espectador se sienta en la escotilla de primera fila. Realmente es difícil describir en palabras el grado de “guau” que alcanza Titanes del Pacífico cuando vemos todo en movimiento.

Titanes del Pacífico | Crítica
¡Madre de todas las bestias! Los Kaiju se dividen en categorías según su tamaño

Ciertamente la historia de Titanes del Pacífico tiene varios y notables errores de coherencia, pero la fórmula que desgrana el director, muy al estilo de un serial de animación japonesa, es tan efectiva que a nadie le importan o pasan inadvertidos. Del Toro demuestra que como director de cine es el primer gran fanático de este género y le realiza un impresionante homenaje que no admite peros, sólo te sorprende minuto tras minuto.

Titanes del Pacífico es en resumen, buena parte de todo lo que en tu infancia y adolescencia soñabas con ver en la pantalla de cine, pero que los recursos y la tecnología de la época jamás permitieron. Es también sorpresa pura para aquellos que simplemente buscan pasar un buen rato. Hoyos en la trama, el querer haber visto un poco más de un par de mechas y varios clichés del género no desmerecen que esta sea la mejor película de robots contra monstruos gigantes que vas a ver este y todos los demás veranos. Más 185 mil toneladas de diversión pura no se pueden equivocar; yo que tú ya tendría mi boleto de cine para ir a verla por segunda vez.

6 COMENTARIOS

  1. Su crítica además de contener faltas de ortografía y redacción, carece de imparcialidad, y concordancia, ya que se expresan de ella como si fuera la mejor película del planeta, y luega la dejan caer por tierra. Debieran mejor hacer algo como “Pros y contras”.
    Me vale un soberano cacahuate si creen que Hellboy 2 o la carrera de Ron Pearlman valen o no la pena, por favor, ¿podrían centrarse en Pacific Rim?
    Detalles como esos dejan que desear en cuanto a su profesionalismo compete.

  2. Los detalles de redacción que aprecies, se agradece que los hagas notar para corregirlos.

    La crítica nunca hace ver la película como la mejor del planeta, pero sí la mejor del género a pesar de sus fallos hasta cierto punto notables. La escala de calificación que manejamos se basa principalmente en el grado de diversión/entretenimiento/valor por tu dinero que otorga el producto. En este caso es más que recomendable ir a verla.

    Sobre Ron Perlman o Hellboy II, nunca los califiqué ni como actor, ni como filme, respectivamente, pero sirven para demostrar algunos puntos interesantes, como lo bien realizado del personaje que interpreta Ron y cuál fue la última cinta que dirigió el mexicano. Mencioné “fallida” porque los productores esperaban rebasar los 200 millones de dólares en recaudación, cifra que no alcanzaron.

    Gracias por los comentarios.

    • describiste perfecto lo que yo no pude decir con palabras… yo alcancé los gloriosos días de mazinger y voltron y si bien no soy un adicto al genero y se poco de el… quede simplemente fascinado, sin duda alguna la mejor escena de la película es la de Coyote tango, es arte puro.

  3. La forma en que llevan a la pantalla las batallas masivas y la personalidad de cada personajes, es de las cosas que se le agradecen a Guillermo del Toro. Pacific Rim es un gran filme con tintes apocalípticos que deja satisfecho a su público.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.