COMPARTE

En el marco de la Gamescom realizada en Colonia, Alemania, y sin un solo zombi a la vista, elemento tradicional en la franquicia, Capcom presentó un nuevo tráiler y algunas imágenes de Resident Evil 7: Biohazard.

Ubicada en una siniestra plantación en Dulvey, Lousiana, varios años después de Resident Evil 6, la historia nos dice que la familia Baker ha desparecido del lugar sin dejar rastro alguno, entre ellos Jack y Marguerite. El más reciente avance de Resident Evil 7: Biohazard presenta un framento de gameplay con una desconocida niña que huye de una aterradora mujer que parece ser Marguerite.

Tal como Capcom había señalado tras el primer anuncio de Resident Evil 7: Biohazard, de trata de viraje total a los últimos capítulos la saga en muchos aspectos. Primero que nada, este tráiler confirma que se trata de un videojuego en primera persona, muy al estilo de Soma, Outlast y Daylight, algo que ha levantado comentarios encontrados, la mayoría negativos, pues esto altera también el estilo de gameplay.

Alejado de las municiones, las armas y los eventos de reacción rápida, Resident Evil 7: Biohazard se agazapa en el elemento de correr y esconderse que han presentado los más recientes títulos de terror de estudios occidentales.

En el comunicado de prensa repartido en la Gamescom, Capcom asegura que se trata de un “regreso a las raíces de Resident Evil” y anticipa que vuelve el sistema de inventario, aunque uno mucho más limitado, que nos hará decidir qué ítem llevar y cual dejar para otra ocasión. Elementos como puzles se mantendrán en la fórmula, además de una tétrica atmósfera envolvente para “asemejar a los primeros survival horror del mercado”.

Estas mecánicas junto con la vista en primera persona parecen diseñadas especialmente para el soporte de Realidad Virtual con el que contará Resident Evil 7: Biohazard en PlayStation 4.

Además de en PS4, Resident Evil 7: Biohazard saldrá a la venta para Xbox One y PC. Si no hay retrasos en su fecha de lanzamiento (algo cada vez más común), estará disponible a partir del 24 de enero del año entrante, tanto en América como en Europa.