¿Quieres conectarte con nosotros?

Videojuegos

53% de mexicanos videojuega

Publicado

en

Videojugadores

La firma de consultoría The Competitive Intelligence Unit, en su boletin Mercado de Videojuegos, reveló que actualmente suman 64.8 millones de usuarios, casuales e intensivos, de videojuegos en el país, lo que significa que el 53 por ciento de mexicanos le dedica tiempo a esta actividad.

Si hace unos días nos sorprendíamos con las cifras de las ganancias generadas por Call of Duty: Black Ops III y Fallout 4, el análisis de la consultora demuestra que este segmento del entretenimiento maneja cifras nada despreciables en nuestro país.

Videojuegos y sus número

De acuerdo con este estudio, el país cerrará el año con un crecimiento del 12.5 por ciento en el mercado de videojuegos, un promedio de ascenso superior a lo registrado en el resto del mundo y que significa que de 17 mil 926.22 millones de pesos que valía la industria en 2014 pasará a 20 mil 167 millones de pesos en 2015.

CIU - Valor del Mercado de Videojuegos en México

Fuente: The Competitive Intelligence Unit; 2015 es un valor estimado.

La de videojuegos es ya en México la industria del entretenimiento más rentable, superando a la del cine. De acuerdo con el boletín anual de Canacine, en 2014 la taquilla en nuestro país dejó ganancias por poco más de doce mil millones de pesos, una cifra muy inferior a los casi 18 mil millones logrados por videojuegos en el mismo año.

No sólo ello, mientras que los videojuegos van en franco y pleno ascenso, de 2013 a 2014 se vendieron menos boletos de cine, lo que representó una pérdida del 0.14 por ciento en ese sector en cuanto a venta de tickets, aunque se recuperaron en ganancias totales debido al costo de los mismos.

Canacine | Venta de boletos en 2014

Fuente: Canacine; pese a la venta menor de boletos, hubo más ingresos porque su costo se incrementó 1%.

El alza en el número de videojugadores y ganancias obedece principalmente a la penetración a través de dispositivos móviles como tabletas y celulares inteligentes, así como la permanencia de las consolas de sobremesa en el gusto del usuario mexicano, que cada vez decide invertir más en este pasatiempo.

Consolas y plataformas favoritas para jugar

Siete de cada diez mexicanos juegan a través de los teléfonos móviles, en tanto que las consolas alcanzan una preferencia de 35 por ciento, las computadoras 19 por ciento, las tabletas trece por ciento y, curiosamente, las consolas portátiles apenas una proporción de cinco por ciento. Ésta última tendencia es un reflejo del mercado internacional, por lo que también de cierta manera justifica el por qué Sony decidió ya prácticamente abandonar la PS Vita ante el inacabable embate de los smartphones.

Tomando en cuenta que para finales de 2014 existían 102.9 millones de líneas móviles en México, de las cuales aproximadamente el 40 por ciento correspondía a smartphones, existe un gran potencial de crecimiento para el mercado de los videojuegos en este tipo de dispositivos. La comunidad creativa mexicana se ha enfocado a desarollar títulos principalmente para plataformas móviles.

En cuanto a sus consolas favoritas para jugar, los gamers eligen en su mayoría, 61 por ciento, hacerlo con una Xbox 360 de Microsoft, en segundo lugar a través de la ya descontinuada Xbox, con una preferencia de 32 por ciento, seguida de la Playstation 3 de Sony, con 22 por ciento, y la Nintendo Wii, que tiene el 18 por ciento.

Preferencias por consolas

Fuente: The Competitive Intelligence Unit.

A pesar de que hace dos años fueron lanzadas las consolas de última generación, apenas alcanzan una preferencia de 18 por ciento en el caso de Playstation 4 y quince la Xbox One, mientras que la Wii U, que salió a la venta en 2012, sólo el once por ciento. Sin embargo, el 85 por ciento de los usuarios manifestó que adquirirá una de estas plataformas a corto plazo debido a a que ya bajaron de precio y la mayoría del catálogo actual se mueve en ellas.

No es raro que la Xbox 360 siga en las preferencias, dado que la consola se mantiene, aunque con un catálogo mucho más reducido, activa. Además, cabe recordar que la misma The Competitive Intelligence Unit reportó que a finales de 2012 esta consola dominaba el 47.1 por ciento del mercado en México (ventas, no preferencias), aunque las ventas de juegos de ésta y la PS3 eran similares, por lo que todo parece sugerir que la piratería fue la base de la gran popularidad con la que aún goza. Esta inercia permitió que dicha consola todavía a inicios de este año fuera la más vendida en línea, de acuerdo a cifras de Mercado Libre, y que la Xbox One dominara la escena de ventas en América Latina, aunque la tendencia empieza a favorecer un poco a la PlayStation 4.

El mismo mercado del coleccionismo y de juegos retro se disparó en el país. Son cada vez más las personas que compran títulos de anteriores generaciones, tanto como ítem para exhibir como para dedicarle algunas horas de tiempo para (re)jugarlo. Haciendo un cruce de cifras con respecto a estudios anteriores de la firma, se puede deducir que más del quince por ciento de usuarios todavía le dedica tiempo a juegos de plataformas que abarcan de la PlayStation 2 hacia atrás, sin tomar en cuenta el segmento de la emulación, que es buena parte del porqué la Xbox tradicional se mantiene vigente.

Rangos de edad y hardcore gamers

Respecto al rango de edades y sus hábitos, The Competitive Intelligence Unit señala que actualmente el 74 por ciento de los niños y adolescentes menores de 20 años se consideran gamers (videojugadores). En los años 80 y hasta bien entrada la década de los 90, la afición a los videojuegos era vista en gran medida como una adicción casi equivalente a los apostadores de casino y las bebidas alcohólicas, además de que los menores eran tachados normalmente de “nerds” o “antisociales”.

CIU | Edades y hábitos de videojugadores

Fuente: The Competitive Intelligence Unit.

Las cosas han cambiado, el análisis señala que el 29 por ciento de los adultos entre 31 y 40 años se considera videojugador. Aunque  The Competitive Intelligence no ofrece datos sobre entre 21 y 30 años, otros estudios a nivel mundial suelen sumar este rango de edad al anterior, un segmento que soporta cerca del 80 por ciento de las ventas del mercado. Por si fuera poco, el siete por ciento de los adultos de más de 50 años se considera a sí mismo gamer.

En lo que toca al comportamiento de los usuarios en la compra de videojuegos, seis de cada diez no realiza gasto alguno al respecto. Utilizan juegos gratuitos en formato free-to-play principalmente, o en servicios de membresías como Xbox Live y PS Plus. El 35 por ciento simplemente compra los juegos que le interesan, mientras que el 34 espera unos meses a que bajen su precio (actualmente un estreno ronda los 1,100 pesos).

En contraste, siete por ciento adquiere sus videojuegos inmediatamente al estar disponible, mientras que el seis por ciento de los mexicanos ya emplea mecanismos de preventa para apartar su copia. Si sumamos estas últimas dos cifras tenemos que este trece por ciento cae en el rango de jugadores intensivos (hardcore) y aunque sigue siendo una minoría respecto al comportamiento de ventas en general, nos indica que unos ocho millones 424 mil mexicanos compran y juegan los títulos de estreno durante la semana de su lanzamiento.

CIU | Hábitos de compra de videojuegos

Fuente: The Competitive Intelligence Unit.

Los hardcore gamers dedican más de dos horas al día a la actividad, optan en un 55 por ciento de los casos por la adquisición en preventa o al día de lanzamiento, siendo las consolas de sobremesa de las marcas Xbox, PlayStation y Nintendo sus plataformas recurrentes en ocho de cada diez casos. En este segmento, el gasto por consola promedia los seis mil 60 pesos, o sea, lo que cuestan más o menos las consolas actuales.

En el último semestre la firma reporta que cada usuario compra 1.8 juegos mensualmente, con un gasto promedio de 706 pesos en cada uno de ellos. Este comportamiento quizá señala que el gamer en México compra el estreno que más le interesa del mes, más algún otro título en descuento o que no pudo adquirir en su momento.

Si tomamos en cuenta la cifra recabada por El Universal, un análisis más realista que el Observatorio Laboral, de que el sueldo promedio de los profesionistas en México es de 6,870 pesos, podemos deducir que los hardcore gamers gastan casi la cuarta parte de su sueldo en videojuegos, unos 1,412 pesos al mes.

Cambio generacional dispara la industria

En resumen, la derrama económica por los videojuegos en México casi se ha duplicado de 2009 a la fecha, mientras que el número de usuarios ha crecido más de cinco veces durante los últimos quince años. ¿Por qué este disparado aumento?

En primer lugar, hay que destacar que los videojuegos en México es una de las pocas industrias que ha logrado mantener relativamente a raya a la piratería. Los candados de seguridad en las últimas generaciones de consolas, así como un mayor apego hacia los productores originales, ya sea por colección, estatus o gusto personal, han propiciado que la piratería pase a un segundo o tercer renglón.

Actualmente, sólo uno de cada 20 usuarios recurre a la piratería frecuente en videojuegos, prefiriendo incluso la importación sobre la misma. Esta cifra se ve severamente diezmada cuando se trata la PC como plataforma principal, que pese a servicios accesibles como Steam, sigue teniendo un gran número de usuarios que recurren a las descargas ilegales en lugar de adquirir el producto original.

Curiosamente, fue la piratería en los años 90, entre la PlayStation, PlayStation 2, Dreamcast y Xbox principalmente, que las consolas de videojuegos penetraron en la mayoría de hogares mexicanos, y que con el paso de los años transformaría a esos usuarios en fieles consumidores de productos originales conforme su capacidad económica creció.

Precisamente en el segundo punto se encuentran los Millennials, o la también llamada Generación Y, aquellas personas nacidas entre inicios de los 80 finales de los 90. Junto con los nativos digitales, esta generación trasladó sus gustos y aficiones de niños a su etapa adulta, siendo los principales consumidores de videojuegos en la actualidad, manteniendo su pasatiempo pese a los años, logrando una apertura sociocultural y transmitiendo todo esto en muchos casos a sus hijos. Los videojuegos dejaron de ser algo dañino para en el peor de los casos ser una moda, mientras que los infantes de antes pasaron a tener ahora el poder adquisitivo para mantener su hobby.

Esta misma apertura sociocultural trajo apertura económica. Marcas como Microsoft, Electronic Arts, Ubisoft, Bandai Namco, Warner Bros, Interactive y Sony comenzaron a fijarse con fuerza en el mercado nacional. Actualmente todas ellas mantienen fuertes campañas de difusión en nuestro país, lo que conlleva también a mayores puntos de venta e incluso generan casi un millar de empleos en México.

El juego en línea ha sido otro factor importante. No sólo facilitó los candados en cuestión de piratería baneando aquellas consolas que se conectaban con algún chip, sino que trasladó de cierta manera la experiencia original de las máquinas de arcade a la sala de estar. Los videojuegos en México en un principio fueron una cuestión social, de amigos, de convivencia y competencia, y el juego en línea apuesta a ello. Los usuarios se conectan no sólo para jugar, sino para competir y convivir, alargando también la vida útil de los títulos y haciendo que el usuario sienta que su compra valió la pena.

Mexicanos jugando Pokémon

Un grupo de jóvenes se reúne para jugar Pokémon e intercambiar criaturas.

El mantenerse en boga con las nuevas experiencias multijugador ha sido un factor importante para que se disparen las ventas de videojuegos en el país, y aunque no hay un estudio que nos otorgue una cifra concreta, es bien sabido que los usuarios apuestan en gran parte por el modo en línea al momento de decidirse con una compra. Si no que se lo pregunten a Call of Duty: Black Ops III, que barrió en México los récords de ventas nocturnas el día de su lanzamiento.

Las plataformas digitales como puntos de venta también han influido. Las tiendas Steam, Xbox Live, PSN y e-Shop de Nintendo han sido un éxito en todo el mundo y nuestro país no es la excepción. La facilidad de no tener que salir de casa, la tendencia hacia las descargas sobre el formato físico y en varios casos las grandes ofertas invitan al consumidor a adquirir más títulos mediante estas plataformas. Si bien es cierto que hubo un retroceso con la subida de valor del dólar, que antes volvía ligeramente más económicos los lanzamientos en formato digital, en México cada vez más gamers compran sus juegos en este formato, prestándose incluso al intercambio de cuentas y licencias, algo sobre lo que cada vez están más al pendiente compañías como Microsoft o Sony.

Las tiendas en línea también han acercado los videojuegos a los usuarios. Sitios como Linio, Mercado Libre y similares reportan que los videojuegos y su parafernalia correspondiente son de los productos más vendidos, de acuerdo con un reporte de comercio electrónico de la Asociación Mexicana de Internet. No hay que olvidar que la primera venta que realizó Amazon en México fue un amiibo.

Finalmente, y aunque el estudio de The Competitive Intelligence Unit no lo detalla, el involucramiento de las mujeres en la actividad ha sido importante para disparar la industria de los videojuegos. Aunque la mayoría como usuarias casuales, cada vez más mujeres se consideran aficionadas, asistiendo a los eventos al respecto, integrándose al debate sobre los mismos en las redes sociales y gastando su dinero en los títulos de estreno. En Estados Unidos y España se calcula que el 45 por ciento de videojugadores son mujeres; en México la cifra debe ser marcadamente menor, pero año con año crece.

Periodista, cinéfilo, lector compulsivo de cómics, asesino de RPG, cazador de trofeos, amante de todo lo que tenga 32 bits o menos y consumado peleador callejero desde Street Fighter II. Cuando no estoy aquí, soy el jefe de la Redacción en Cambio de Michoacán.

Videojuegos

Avanza en el Senado propuesta para que Segob clasifique videojuegos

Publicado

en

Avanza en el Senado propuesta para que Segob clasifique videojuegos.

El Senado mexicano aprobó otorgar a la Secretaría de Gobernación(Segob) la facultad de clasificar los videojuegos, además de establecer sanciones a quienes vendan títulos con contenido inapropiado a menores de edad; la propuesta avanza y ahora será revisada por la Cámara de Diputados. Cabe destacar que esta iniciativa no contempla que la Segob se convierta en un órgano censor.

Mediante un comunicado, se notificó que “el Pleno del Senado de la República aprobó, con 84 votos a favor y una abstención, el dictamen que propone reformar las leyes Orgánica de la Administración Pública Federal y General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para regular la clasificación de los videojuegos”. La iniciativa fue promovida por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Revolucionario institucional (PRI).

Senado, videojuegos y violencia

En voz de la legisladora priista Cristina Díaz Salazar, presidenta de la Comisión de Gobernación y quien presentó también en la misma sesión una iniciativa para castigar con mayor severidad y prevenir las desapariciones forzadas, “el dictamen tiene como propósito vigilar el contenido de los videojuegos como una medida que contribuya a proteger el interés superior de la niñez”.

La versión estenográfica de la sesión ordinaria del 27 de abril detalla que Cristina Díaz comentó que “hay diversos estudios realizados en la materia y señalan que el hecho de jugar a menudo con las consolas de videojuegos incrementa a largo plazo los comportamientos agresivos, independientemente del sexo, la edad, el grado de agresividad de los individuos y la intervención de los padres”.

Si bien este ha sido un tema de eterno debate en los aficionados y detractores de los videojuegos, la realidad es que sí existen decenas de estudio que certifican la relación entre videojuegos violentos y conductas agresivas en las personas, principalmente en menores de edad, pese a no ser un factor único o enteramente decisivo.

Uno de los más recientes fue realizado por la Asociación Americana de Sicología en agosto de 2015. Su investigación arrojó que existe “un enlace” entre el uso de videojuegos violentos y el incremento de comportamientos agresivos, además de que en varios casos se detectó “una baja en conductas sociales y la empatía”.

Abonando a esta versión, la Academia Americana de Pediatría hizo público  un documento advirtiendo que en general la exposición de violencia en diversos medios es un mal ejemplo para los niños. “Los videojuegos no deben usar a humanos u otros seres vivientes como objetivos por puntos al ser asesinados, porque esto enseña a los niños a asociar sensaciones placenteras y de logro con su habilidad de causar dolor y sufrimiento a otros”.

Si bien el tema sigue abierto al debate y sin haber un estudio definitivo, cada vez es más difícil evadir la responsabilidad de la sobreexposición de la violencia en diversos medios, incluyendo los videojuegos, en los cada vez más frecuentes patrones de conductas agresivas y peligrosas en los menores.

En este sentido, Carlos Puente Salas, líder de la bancada del PVEM, comentó que “los videojuegos violentos no son los causantes de la agresividad en las personas, ni de la violencia en la sociedad, pero según estos estudios son un factor que contribuye a que las personas desarrollen comportamientos violentos”, por lo que es importante clasificarlos.

Una clasificación con personalidad jurídica

Para lidiar en parte con esta situación y orientar a los consumidores, principalmente padres de familia, existen diversos métodos de clasificación como ESRB y PEGI, que funcionan como organismos auto regulados a manera de “sello de aprobación” previo a que un videojuego salga a la venta. La clasificación mexicana, sin embargo, sería una clasificación tropicalizada, instaurada por un órgano institucional, en español y que otorgaría personalidad jurídica a la misma.

“Si bien actualmente existe la clasificación conocida como ESRB por sus siglas en inglés (Consejo de Clasificación para Software de Entretenimiento, traducido al español), no es suficiente contar sólo en esta clasificación estadounidense o de otras partes del mundo, se requiere que se brinde información útil en español”, abundó Puente Salas.

Esta personalidad jurídica posibilita a las autoridades mexicanas sancionar a aquellos que vendan videojuegos con contenido inapropiado a niños, otra de las finalidades del dictamen aprobado.

El congresista del Partido Verde resaltó que la clasificación “permitirá a los usuarios y padres de familia conocer con claridad y oportunidad el contenido de los videojuegos y el grupo de edad en el que se recomienda su uso; no se podrán vender o rentar a menores de edad videojuegos clasificados como exclusivos para adultos”.

La iniciativa establece que los distribuidores deben colocar en la portada la clasificación mexicana otorgada a cada obra, ya sea impresa o bien con un adherible sobre el plástico.

Se contemplan además sanciones para quienes no cumplan con las disposiciones anteriores, las cuales alcanzarán multas de 226 mil 470 pesos hasta dos millones 264 mil 200 pesos.

No habrá censura

Por otra parte, la propuesta no contempla la prohibición o censura de ciertos videojuegos o elementos dentro del mismo: “dejo claro que el dictamen no contiene disposiciones que violen la libertad de producir o comercializar videojuegos, la finalidad es que las personas decidan libremente a partir de la información que les proporcione la clasificación correspondiente”, especificó Puente Salas.

De acuerdo con las leyes mexicanas, la propuesta avalada por el Pleno del Senado ahora pasará a la Cámara de Diputados, donde será analizada en comisiones y más tarde debatida por la generalidad del órgano legislativo para realizar observaciones y ajustes antes de regresarla al Senado. Hay que recordar que existe en el Senado una propuesta desde 2012 sobre estas dos modificaciones, así como una iniciativa para crear una Ley Federal de Clasificación de Videojuegos, esta última no es abordada por el dictamen pero puede consultarse como referencia en este enlace.

¿Cómo funcionaría?

Quizá la mayor duda hasta el momento es cómo funcionaría esta nueva clasificación en tiempo y forma. Al ser expedida como parte de una política de gobierno, similar a la clasificación de películas en el cine y programas de televisión, este paso no implicaría un costo extra que encarezca el producto ni impuesto alguno para el consumidor, al menos en lo presentado en el dictamen.

De existir una Ley Federal de Clasificación de Videojuegos que funcione también como método para certificar los títulos vendidos en nuestro país, es probable que sí sea necesario pagar una cuota, costo que deberían absorber las distribuidoras interesadas en comercializar en México, tal y como lo hacen con las certificaciones existentes en otras partes del mundo.

Sin embargo, falta claridad todavía en cómo se clasificaría el contenido de los videojuegos que se ofertan en las plataformas en línea como PSN, Xbox Live, Steam o la Nintendo eShop, dado que la iniciativa presentada por PRI y PVEM va enfocada en exclusiva a las tiendas que venden en formato físico.

Al no ser la Segob un órgano censor y debido a la inmediatez actual de todo este tipo de procesos, el sistema mexicano de clasificación tampoco debería impactar en las fechas de lanzamiento de los títulos en el mercado nacional.

Llama la atención que sea precisamente Segob y no el Instituto Federal de Telecomunicaciones quien clasifique estos contenidos, como se había planteado durante a últimas fechas, pero es prudente recordar que hace diez años fue la Segob quien dio a conocer el acuerdo por el que se establecían los criterios generales de clasificación de películas, telenovelas, series filmadas y teleteatros grabados.

La reforma, difundida en el Diario Oficial de la Federación el 2 de marzo de 2007, precisa que el objetivo era “establecer los criterios de clasificación de esos materiales, ya sean nacionales o extranjeros, que vayan a ser transmitidos por las estaciones concesionadas o permisionarias de televisión abierta”.

Con ello, se determinaron las clasificaciones A, B, B-15, C y D, de acuerdo con el nivel y uso de violencia, adicciones, lenguaje y sexualidad en los contenidos de los materiales.

Al ser Segob quien establezca estos criterios es probable que se use una clasificación muy similar, poco minuciosa y que en buena medida se limite a homologar a la ESRB y recaiga en la buena fe de los estudios y las compañías publicadoras al momento de clasificar sus productos, salvo excepcionales casos que llamen la atención y precisen una intervención directa de la Secretaría.

¿Es importante clasificar los videojuegos?

La consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU) reveló el año pasado que sumaban 64.8 millones de usuarios -casuales e intensivos- de videojuegos en el país, lo que significa que el 53 por ciento de mexicanos le dedica tiempo a esta actividad. De esta cantidad, el 74 por ciento tiene menos de 20 años y cada vez hay un número mayor de niños jugando.

De acuerdo con CIU, entre 2009 y 2016 la industria en México duplicó sus ganancias, al pasar de 11 mil 278 millones de pesos a 22 mil 852 millones.

El mercado de videojuegos en nuestro país está dominado por Microsoft, que tiene el 58 por ciento con Xbox y sus distintas presentaciones; Sony, con el 24 por ciento en la marca PlayStation, y Nintendo, que sumaba el 18 por ciento con su consola de sobremesa Wii U y su portátil estelar, la 3DS.

Continuar leyendo

Videojuegos

Luchadores de la WWE se visten como personajes de Final Fantasy XIV

Publicado

en

Luchadores de la WWE se visten como personajes de Final Fantasy XIV.

El domingo fue un día de fiesta y espectáculo para los fans de la lucha libre americana con el esperado Wrestlemania 33, y dentro de las curiosas y bombásticas presentaciones de los luchadores destacó la de los miembros de The New Day, que arrancaron el evento ataviados como personajes de Final Fantasy XIV: A Realm Reborn.

WWE y Final Fantasy

Bueno, en realidad más que como personajes, los luchadores lucieron atuendos pertenecientes a los oficios (jobs) del popular juego. Big E se disfrazó de samurái, Xavier Woods iba vestido de monje, mientras que Kofi portaba una adaptación del traje de mago rojo, además de conducir un carrito de dulces con motivos de la franquicia, especialmente chocobos y moogles.

Square Enix anunció hoy por la mañana que la curiosa presentación de los luchadores no fue coincidencia o elección de los miembros de The New Day sino parte de una “asociación” con la WWE para promover Final Fantasy XIV y sus novedades. En días futuros se mostrarán algunos videos del detrás de cámaras de la presentación en Wrestlemania 33 y queda la pregunta en el aire de si esta “sociedad” incluirá algo más que lo visto ayer domingo.

Final Fantasy XIV: Stormblood

El comunicado de la compañía japonesa nos comparte además el enlace www.ffxiv-freetrial.com/wwe, una nueva redirección a la tradicional página para obtener tu prueba gratis de Final Fantasy XIV, que se ha convertido en casi un free-to-play: le quitaron el límite de catorce días a la prueba y ahora podrás jugar sin pagar el tiempo que quieras, aunque tu máximo nivel será 35.

Con más de seis millones de usuarios registrados, Square Enix también prepara la que parece será la segunda expansión del videojuego masivo en línea: Final Fantasy XIV: Stormblood, que estará disponible a partir de 20 de junio para PlayStation 3, PlayStation 4 y PC. Stormblood rompe las fronteras para llevarnos a Ivalice, región en donde se desarrollan Final Fantasy Tactics, Final Fantasy XII y Vagrant Story, además de poder unirnos a la Resistencia y combatir al Imperio Garlean. Esta será además la expansión que marque el fin del soporte de este título en PS3.

Continuar leyendo

Videojuegos

Anuncian Middle-Earth: Shadow of War para PS4, Xbox One y PC

Publicado

en

Anuncian Middle-Earth: Shadow of War para PS4, Xbox One y PC
Warner Bros. Interactive presentó el primer tráiler del videojuego.

Uno de los videojuegos más gustados de 2014, Shadow of Mordor, recibe este año su secuela. Mediante un tráiler cinematográfico, Warner Bros. Interactive anunció que lanzará a la venta Middle-Earth: Shadow of War este próximo 22 de agosto para PlayStation 4, Xbox One y PC, esta última plataforma con versiones para Windows 10 y Steam.

De hecho, las versiones de Xbox One y Windows 10 saldrán bajo el programa Play Anywhere, que permite que al comprar una de ellas tengas acceso de forma gratuita a la otra, además de compartir archivos de guardado, paquetes DLC (en caso de que existan) y logros. El videojuego también contará con soporte para PlayStation 4 y Project Scorpio en forma de mejores visuales y mayor resolución en estas consolas.

Al igual que el primer juego, Shadow of War narrará eventos en el universo de Tolkien ubicados cronológicamente entre El Hobbit y El Señor de los Anillos.

El anuncio viene seguramente como una respuesta por parte de WB Interactive, después de que el pasado fin de semana la tienta Target filtrara la existencia de Middle-Earth: Shadow of War y detallara el contenido adicional que recibirá en un futuro. La compañía compartió hoy también un set de imágenes promocionales y portadas, y anticipó un nuevo tráiler con gameplay a publicarse el 8 de marzo.

La Gold Edition, que se aprecia en las imágenes, vendrá con dos expansiones de tribus para el Sistema Némesis, dos expansiones de historia (La Espada de Galadriel y La Desolación de Mordor), un cofre con ítems descargables. En total, 125 dólares contando los DLC y el juego base.

Middle-Earth: Shadow of War

De acuerdo con el comunicado oficial, en Middle-Earth: Shadow of War “los jugadores usarán un nuevo Anillo de Poder para confrontar a varios de los más temibles enemigos de la saga, incluyendo a Sauron y los Nazgul, en una batalla monumental en Tierra Media”.

Desarrollado por Monolith Productions, WB promete “una experiencia de juego más profunda y personalizada, acompañada con una original narrativa. El videojuego expandirá el Sistema Némesis con “un sistema de personalización más robusto que ahora se aplica a todo el mundo, donde los escenarios y los personajes son moldeados por las acciones y decisiones del jugador”.

En Shadow of Mordor el Sistema Némesis creaba historias personales únicas por medio de enemigos que recordaban cada encuentro con el usuario, lo que diferenciaba sus personalidades, así como fortalezas y debilidades. Para Middle-Earth: Shadow of War el sistema crece con la introducción de seguidores, que brindará nuevas aventuras de lealtad, traición y venganza. El Sistema Némesis también vendrá con la posibilidad de crear fortalezas para defender o conquistar diferentes locaciones.

Continuar leyendo

Trending